48 para 49

Puse mis ilusiones en la parroquia, me echaron. Luego en mi hija, creció y ya no me necesita. En el trabajo, y mi futuro profesional se vió cortado por las circunstancias. En mis estudios y me rendí y decidí dejar la carrera de una vez por todas. En mi pareja y se fue a vivir lo más lejos que pudo.


¿En qué puedo poner ahora mi ilusión? ¿Qué puedo desear con fuerza de manera que me haga levantarme por la mañana?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos