MI JEFE ES LA LECHE

En su felicitación de Navidad nos mandó esta frase:

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar. Eduardo Galeano.
Me encanta, la verdad es que ya casi había olvidado la utopía, vivo en un mundo tan materialista, tan práctico, tan inmediato.
Siempre pensé que otro mundo nuevo era posible, y siempre curré para conseguirlo, y siempre peleé y creo que sigo en ello. Pero ahora ya no hay esperanza en mi actuar, lo hago pero sé que el mundo no va a cambiar. Que la utopía es eso utopía, algo que no existe ni existirá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona