María se examina del carnet de conducir práctico

Acaba de salir por la puerta, mi niña ya va a poder conducir, estoy muy mayor y ella también. La deseo toda la suerte del mundo, porque el examen es así, cuestión de suerte. Por muchas clases que hayas dado, por mucho que sepas, da lo mismo. Si tiene suerte aprobará y si no... volverá llorando.

No se lo deseo, yo aprobé a la tercera y me costó un disgusto tremendo en casa, me montaron la de Dios por tener que renovar papeles. No tenían excusa porque mi madre había suspendido 10 veces, aprobó a la número 11.

Comentarios

Steloide ha dicho que…
Se lo saca, seguro, ahora sereis dos chicas y un coche... chungo!
vitalidad ha dicho que…
Te equivocaste suspendió.
Steloide ha dicho que…
Bueno... tampoco es para tanto... a ver ¿llevaba escote? yo aprobé a la primera pero llevaba escote, bueno y que me tocó el examinador ése que te llamaba pocholita y aprobaba a tó Dios, fíjate que iba con otitis y no le oí cunado me dijo que girase a la izda y me aprobó. Como tu dices, es suerte pura y dura
vitalidad ha dicho que…
No escote no llevaba, llevaba pendientes largos para que se notara cuando movía la cabeza. Tonterías en fin. La han suspendido por dar a un coche al aparcar.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos