HACIENDO UN COCIDO

Pones el día anterior garbanzos a remojar, les echas sal. Cojes una olla y la llenas de agua, metes los garbanzos y un trozo de morcillo, una carcasa de pollo, un hueso de jamón y otro de espinazo salado. Tienes la olla cociendo todo el tiempo que puedas. Y ya está.

Sale un caldo riquísimo que luego congelo en botellas de plástico y uso para sopa otros días. La carne que sobra se podría usar para hacer croquetas, pero como yo soy celiaca pues nada. Me fastidio.

Si el cocido lo hace mi madre echa chorizo, morcilla, verdura. Pero este es el que nos gusta a mi hija y a mí. He tardado años en encontrar el punto y qué era lo que tenía y no tenía que echar. No sé por qué me sale tan rico, no hago absolutamente nada, más que dejarlo cocer y cocer. Antes usaba una cacerola y lo ponía horas, ahora como tengo olla express dice mi madre que con tres cuartos de hora está listo, pero aún así yo lo tengo más de dos horas. Me encanta que la carne se deshaga en la boca. Esta semana santa en Galicia un día comí algo parecido, carne de olla lo llamaban. Fue una pasada, lo bueno que estaba y lo blandita que estaba la carne, pero nos pusieron tal cantidad que se quedó allí la mayor parte. Y solo era carne de ternera cocida con patatas. No tenía más secreto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos