EL REGALITO

La niña ha estado fuera unos cuantos días, de vacaciones con las amigas, hoy ha vuelto y cuando ha llegado se ha puesto a gritar porque al entrar en su habitación, se ha encontrado un regalito. Un gato había entrado por la ventana y se había cagado en su cama. Todavía no ha conseguido que se vaya el mal olor, ha encendido varios palillos de incienso, ha fregado la habitación. Y yo no me he dado cuenta de que entrara, porque en todos estos días no he ido allí para nada. Aún no lo entiendo.

Comentarios

Magda ha dicho que…
Los gatos buscan a quien saben los van a querer. No huelen tan mal, solo a gatitos. Pero el olor se va con tan solo amarlos, de verdad.

Que bello suceso
:)
Susana ha dicho que…
Jejejeje...

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona