Conferencia de Richard Stallman

Cada año usamos más los ordenadores y se necesita plantear la cuestión de quién tiene el control. Puedes pensar que tú tienes el control porque tú ordenas que haga o parece que tú ordenas que hagas. Pero realmente el desarrollador del programa es el que decide que puedes ordenar. Él decide que puedes hacer o no. Por lo tanto tenemos un problema político y contradice las necesidades de una sociedad libre.

Hay cuatro libertades esenciales que el usuario del programa necesita para poder llevar la vida libre usando computadoras: la libertad 0 usando un programa como quieras, la libertad 1 estudiar el código del programa. La libertad 2 ayudar al prójimo compartiendo tu programa y la libertad 3 es la libertad de contribuir con tu comunidad. La libertad de distribuir copias de tus versiones modificadas a tu comunidad cuando quieras.

Con estas cuatro libertades el uso del programa es ético. Pero si una de estas libertades falta no es ético. El programa así es software privativo porque priva de la libertad a sus usuarios y la existencia de un tal programa no es una contribución a la sociedad sino un problema social porque el programa primitivo lleva el poder del programador sobre los usuarios que lo usan. Y lleva el estado de división e impotencia a sus usuarios.

Los usuarios no tienen el código fuente ni pueden cambiar nada y no pueden averiguar que pueden hacer. El movimiento de software libre intenta corregir este problema social reemplazando los programas privativos por software libre para que todos estén libres en su uso de la computación.

¿Por qué definir el software libre así? Para poder vivir una vida ética en tu comunidad. Sin la libertad número 2 estás en un dilema ético cuando un amigo te pida una copia del programa. Un mal es darle una copia y romper la licencia del programa, otro mal es no darle una copia. El menor mal es no darle la copia. Si no puedes evitar hacer mal a alguien mejor hacer mal a alguien que lo merezca porque tu amigo es un buen amigo mientras que el desarrollador del programa ha atacado tu libertad. Risas en la sala.

Pero ser el menor mal no es ser bueno. Hay acuerdos malévolos, de los cuales es mejor romper con ellos que cumplirlos. Si le das una copia tendrá una copia no autorizada de un programa privativo algo casi tan malo como una copia autorizada. Más risas.

Una manera es no tener amigos. La otra manera es no usar software privativo que es la que sugiero yo. Si alguien me ofrece un programa tan atractivo bajo la condición de no compartirlo contigo, lo rechazo porque mi conciencia no acepta romper las condiciones con mi comunidad.

La libertad 3 si puedes usar el programa como quieras. Muchos programas privativos contienen funcionalidades malévolas porque son secretas en el código. Los programas vigilan al usuario, registran al usuario, incluso tienen puertas traseras para atacar al usuario.

Son desarrollados para restringir al usuario no para servirlo, es la funcionalidad para no funcionar, cuando te dice no quiero mostrarte este archivo, no quiero copiar este archivo, no quiero imprimir este archivo porque no te amo. Risas.

Cuando es así el programa le sirve al desarrollador y no al usuario. Un programa libre se desarrolla democráticamente bajo el control de los usuarios nadie tiene el poder de imponer funcionalidades malévolas a los usuarios porque cualquiera puede cortar la funcionalidad malévola y hacer que el programa sirva a los usuarios, es la única manera de evitar las funcionalidades malevolentes.

Cada documento tendrá un número propio y el desarrollador del programa podría enviar un mensaje diciendo nunca más muestre el documento con este número y de esta manera podría hacer desaparecer cualquier documento ideal para un régimen inmoral como el de Bush. ¿Cómo podría funcionar el periodismo si los documentos desaparecen? La idea de que cada documento puede tener restricciones de qué computadoras puedan leerlo. De esta manera si Bush tiene la prueba de que él planeaba atacar Irak podría hacerse desaparecer.

Quieren que tengas un archivo por dos semanas y después nada, y muchos productos comunes como Windows Vista e Ipod funcionan así. La funcionalidad malevolente de no funcionar.

Hace unos años me dijeron en India que habían arrestado a unos programadores que desarrollaban Microsoft Windows acusándolos de introducir otra puerta trasera que trabajaban para Al-Quaeda pero se sabe que en el año 99 Microsoft había introducido otra puerta trasera por otra organización más violenta aún, el gobierno de los Estados Unidos.

Se sabe que Windows Vista ha sido desarrollado para imponer la actualización centralmente, es decir que tiene el control completo y los Estados Unidos ya tienen la práctica de introducir funcionalidades en los ordenadores de la gente.

También hacen lo mismo con los Mac.

Pero quizás no sabes programar y no quieres aprender, quizás no vas a cambiar personalmente el código fuente del programa, pero queda la libertad número 3, los programadores también pueden publicar sus versiones cambiadas, incluso tú, incluso los que no saben programar también pueden instalar las versiones cambiadas por los programadores.

Podemos colaborar porque alguno puede publicar su versión cambiada para que sirva como base para el otro para sus cambios y juntos podemos hacer el progreso en el desarrollo y así se garantiza la democracia en el desarrollo. Porque si algún desarrollador piensa imponer una funcionalidad malevolente en un programa libre, no lo puede lograr porque si hay muchos usuarios, lo podrán cambiar.

Nadie quedará con la versión malevolente, este desarrollador no tendrá poder, nadie tiene poder porque cada uno es libre, podemos libremente tener el control de nuestro propio software individualmente y comunalmente y así la democracia.

El que no sabe programar todavía participa en la decisión de qué versión usar, el resultado es una sociedad en la que nadie tiene este poder injusto.

Aplausos

Comentarios

la-de-marbella ha dicho que…
Si hubiese estado en la conferencia me habría sumado a los aplausos. Lo hago virtualmente desde aqui. Me gusta mucho como cuentas las cosas. Saludos desde el sur
Virginia ha dicho que…
No hay ni una palabra mía aquí. Intenté copiar toda la conferencia palabra por palabra. Luego le he dado un poco de forma porque había cosas sin sentido por escribir tan rápido pero todo es de él.

Gracias de todas maneras.
Steloide ha dicho que…
Me gusta más linux que güindous... pero me da una pereza migrarme ahora...
Virginia ha dicho que…
Ya pero no uses el Vista por lo menos, usa el XP.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona