Dormir

Menudas siestas me estoy echando. Una pasada, de verdad. Horas y horas. Luego por la noche voy y cojo el sueño también. Estoy haciendo una cura de sueño. Este mes no tengo que trabajar por las tardes y hace tanto calor, entra una vaguería...

El domingo me levanté a las diez de la noche, me pasé cien pueblos con la siesta. En el chiste de Forges de El País que podéis ver aquí se refleja muy bien mi situación.

La única diferencia es que no duermo en el sofá que es más incómodo, me meto en la cama. Como hace calor me voy cambiando de postura para quedarme pegada a la pared y casi me caigo de la cama en mitad de la siesta porque no estoy acostumbrada.

Y bostezo sin parar como si no hubiera dormido nada, tengo más sueño, más duermo más quiero dormir, bueno os dejo que la cama me está llamando: Virginia, Virginia, Virginia... ¿Quién se puede resistir?

Comentarios

Cris ha dicho que…
Uis a mi me pasa lo mismo que a ti.... la cama me posee...tengo verdaderos records a la hora de dormir y de las siestas...
Tengo un dicho y es.. lo mejor de la comida es ...la siesta!!
Virginia ha dicho que…
Será de tanto estudiar, jajajaj. Aunque no es mi caso, jajaja.
Susana ha dicho que…
La siesta es un placer. Y punto.

A mi me encanta echarme un poco después de comer (quien dice un poco, dice ponerse el pijama, bajar las persianas y meterme en la cama) ;-)

Hay temporadas larguísimas en que por una cosa u otra no puedo, pero cuando puedo... huummm, ya estoy pensando en la de esta tarde :-)

Muchas besos Virginia
Virginia ha dicho que…
Buf yo esta tarde no puedo, tengo que llevar a mis primas al Escorial, han venido de Santander, y tengo un sueño, esta noche solo he dormido 4 horas, me va a dar de todo a las 5 de la tarde, menudo bajón, ya verás.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona