SALA DE INFORMÁTICA DEL POLITÉCNICO

Estoy esperando mi turno para imprimir. Hay pocos pcs ocupados, seremos diez en total aparte de los becarios. Sólo hay una impresora y pides la vez como en el pescado. Dentro de poco me tocará. Los ordenadores que imprimen llevan una impresora pequeñita pegada con celo, en el resto nunca me he sentado. Hay una fila con unas máquinas curiosísimas, son para hacer las prácticas de electrónica, pero no sé ni cómo se llaman. Parecen radares de los que usaban en la segunda guerra mundial con unas pantallitas verdes.
Tienes que traer tus folios, la Universidad pone la tinta, que ya es, ya, y tú imprimes en tus folios. Si lo haces en la Biblioteca te toca pagar todo, no sé a cuanto sale, pero en caso de extrema necesidad es otra forma de salir del apuro.
No es que tenga una necesidad extrema, no tengo que entregar nada, es para poder seguir la clase de conectividad sin tomar apuntes, que luego no soy capaz de pasarlo a las hojas que el profesor ya tiene preparadas. Nos da todos los apuntes.
El de economía de momento no, ese nos hace copiar como locos, acabaré mal de la muñeca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona