TODOS SOMOS EMIGRANTES

Nací en Santander porque mi madre se empeñó, vivíamos en Alemania, cerca de Frankfurt en Offenbach, no sé ni escribirlo bien. Volvimos a España cuando yo tenía 2 años y estuvimos viviendo en Barcelona durante 7 años, luego vinimos a Madrid unos 3 años y finalmente nos instalamos en Alcalá. ¿De dónde soy? No lo sé, no soy santanderina, no soy barcelonesa, no soy alemana, no soy alcalaína.

Todos somos emigrantes, todos llegamos desde el útero de nuestra madre adonde sea que nazcamos, porque yo naciera en Santander no significa que una parte de esa tierra me pertenezca, es más, siempre me ha parecido la más extraña a mí. El problema es la propiedad claro, yo ahora poseo, bueno el banco posee, un cachito de ciudad, un piso. En esa tierra de mi propiedad no puede entrar nadie sin mi consentimiento. Nunca lo he considerado mio, ya digo que es del banco, pero tampoco he creído nunca que sea mio, como mucho de María y mio que tampoco.

Soy emigrante y por eso entiendo que ellos echen de menos sus casas, sus tierras, sus gentes. Durante muchos años eché de menos Barcelona, cuando me vine a Alcalá eché de menos a mis amigas de Madrid.

No quiero vivir en Alcalá, pero tampoco sé dónde quiero vivir, sigo sin encontrar un sitio, ningún sitio me pertenece, en todos estoy de paso. No me voy a quedar con nada, el día que me muera no podré llevarme ni un trozo de Alcalá ni de Santander ni de ningún otro sitio.

Entiendo muy bien a los emigrantes, muchos mienten más que hablan, es normal, te sientes indefenso en un lugar que no es tu lugar. Muchos están desesperados, es normal. Para mí tienen más justificación que muchos españoles.

Quiero un mundo sin inmigrantes, sin fronteras, en el que no haya nadie de ningún sitio que no sea el planeta Tierra. Todos vamos en el mismo barco viajando alrededor del sol, no somos ni hormiguitas, somos bacterias comparados con la inmensidad del espacio estelar.

Comentarios

Susana ha dicho que…
No tengo tiempo ahora de opinar sobre el post y contarte mis orígenes (aburridos soberanamente por otro lado, todos de Gijón...) (ay! que ya me estoy liando), sólo quería dejarte un saludo, y mandarte un abrazo fuerte.

Hala, saludo y abrazo fuerte :-))
Virginia ha dicho que…
Liate Su, liate, jajajaja. ¿Todos sois de Gijón? En mi casa estamos repartidos los de Madrid y los de Santander. Gracias por el abrazo otro para ti preciosa.
monocamy ha dicho que…
Nunca he sentido ese extraño vínculo con la tierra. Soy un gallego sin morriña. Mis padres me llamaban "renegado" :O aunque sin ánimo ofensivo, simplemente de pitorreo o de pataleta :D

De todos modos, aquí estamos de paso. Considero legítimo aunque intrascendente sentirse ligado a una tierra, puesto que sería como sentirse "del primer escalón", en una larguísima subida.

Y, en caso de que tras la muerte no haya nada, con mayor razón es absurdo ligarse a lo que desaparecerá.

Olé!!

Oye, tú, inmigrante: ENSÉÑAMELO TODO!!

(me refiero a la documentacióooon, joeeer) xDDDDDD

:*
Virginia ha dicho que…
¿Dónde? ¿Dónde quieres que te enseñe todo? No me provoques...
Andy ha dicho que…
Soy un emigrante.

Y me gusta serlo.

Creo que no me vuelvo.

Acá hay jamón, ternasco, miles de rincones por conocer, y tu blog.

Sin dudas, me quedo en España.

Delicioso post. Bonito blog.

besos

A.-
Virginia ha dicho que…
No te vuelvas Andy, este es un buen país, hay muy buena gente, está la Su en Gijón y el Monocamy en Vigo, los de Alcalá y los de País Vasco. Mucha gente con muchos brazos para acogerte.
Carie Mercier ha dicho que…
Felicidades Virginia por tu blog. Comparto tu visión, me encantaria ver un mundo sin fronteras, la tierra nos pertenece a todos. Yo soy de aqui y de ninguna parte pues mis padres son caribeños (de Haití), nací en Aragón, me crié en Valencia, estudié en Francia, USA y Canadá... supongo que soy como el polvo, puedo estar o aquí o en cualquier lado.
Un beso
http://mujeryempresaria.blogspot.com
http://bellezayestilo.blogspot.com
Fernando ha dicho que…
Yo soy del lugar en el que en cada momento pisan mis pies. Debo de ser un desarraigado, porque cuando estoy fuera de mi tierra no siento nostalgia. Puede que no haya estado fuera el tiempo suficiente, o puede que no tenga mucho aprecio por el lugar donde nací. No sé. El caso es que me siento de todo el mundo.
Y no es pose internacionalista ni nada por el estilo.
Saludos.
Virginia ha dicho que…
Hola Carrier, muchas gracias. Todos somos de la Tierra y ya está. Estamos donde estamos pero no quiere decir nada. Visitaré tus blogs.

Fernando pensaba que eras vasco y que vosotros sois más nacionalistas. Me alegra saber que te sientes así.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona