LLEGUE AL DOMINGO ARRASTRÁNDOME

Estoy cansadísima, me voy a la cama y aún no son las 9 de la noche, pero no puedo más. Arrastro el cansancio de toda la semana y la que viene va a ser de órdago a la grande también. Cuando salgo a los vermuts famosos que duran hasta las tantas de la tarde llego a casa derrotada. Me canso más que bailando por la noche, no sé por qué. Comer de pie no me debe sentar bien. Me hago vieja.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona