11 DE MARZO

El domingo no sé a qué hora volveré y es 11 de marzo. Ayer viajé desde Alcalá en uno esos trenes que van a Atocha, pasé por donde dejaron la famosa furgoneta, oí la voz de próxima estación "El pozo" y creo que por fin me he curado y lo he superado. No es que no sintiera nada, es que ya no me sentí como entonces, ya no era esa tristeza que se me metía en el alma.
Da lo mismo, atacarán por otro lado, porque hace poco fui a la T4 a buscar a unos amigos y nos quedamos pasmados con la destrucción. Siempre habrá algo que me recuerde que el mal está ahí afuera, acechando, que no voy a escapar tan fácil.

Comentarios

Fernando ha dicho que…
Exacto. Vivimos en territorio enemigo.
Virginia ha dicho que…
Buf, qué miedo, prefiero no pensar. No quiero que el miedo me atenaze, eso sería una victoria para ellos.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona