LA CASAMOS

Fue muy emocionante, lloré como una tonta, por lo mucho que ha costado. Volvíamos a Alcalá en el coche y él gritaba tengo el libro de familia, tengo el libro de familia, más feliz.

Su madre se desdibuja por el cancer, parece tan frágil, tan cansada. Ni siquiera se metió conmigo. Se llevó al perro a la boda, vestido con falda escocesa y peinado con dos coletas. Todos comentamos que era la primera boda con perro que habíamos visto.

Me sentí bien, aunque se metieron con mi peso como siempre, yo no me metí con ellos y su manera de beber. Me llamaron la inglesa por cómo iba vestida, destacaba mucho en aquel pueblo, los lugareños me miraban extrañados.

Dije unas palabras en la boda, las que pude, porque me emocioné y no pude terminar. Falló la música, no pudimos escuchar el gracias a la vida, aunque lo grabé, el cd no lo pillaba.

Ella me dijo: sé que no te lo digo muy a menudo pero te quiero mucho, me provocas para que te regañe pero que sepas que te quiero.

Comentarios

Steloide ha dicho que…
Bodas! en breve tengo una y m e aprece tan poco ir! es de la familia política, de mi cuñada, vamos, y si ella me prohibió ir a la primera no creo que quiera que vaya a la segunda, pero ahora "hay que cumplir" ¡pero que pocas ganas! al menos en esta a tí te querían ver aparecer no? yo me consuelo pensando que cuatro horitas se pasan rápido ¿verdad?
Susana ha dicho que…
Me aterroriza pensar que estoy en edad de asistir a bodas de amigas. Me aterra la palabra boda, la palabra compromiso y la palabra "para toda la vida" dicha delante de un cura.

De otra forma no, ya sabes que a Diego, quiero quererle y estar con el toda la vida ;-)

Tengo 27 años, pero me siento aún tan pequeña...

Espero que tu madre vaya mejorando poco a poco, que María haya aprobado el carné y que tú tengas un buen lunes :-))

Un abrazo
Virginia ha dicho que…
Steloide las bodas por compromiso son un horror, yo tuve que ir a muchísimas cuando estaba casada, ahora no voy a ninguna ni aunque me obliguen. Es de las pocas cosas buenas que tiene estar sola. En la boda del sábado no sólo me esperaban sino que se hubieran llevado un buen disgusto si no hubiera ido.

Su yo nunca hubiera podido decirle eso a nadie, que le querría para siempre y creo que nunca podré, por eso no me casé por la iglesia, pero en el juzgado no es para siempre, es mientras dura el contrato. Contratos firmas muchos a lo largo de tu vida y ese no es el más importante, si firmas una hipoteca es mucho peor, jajjaa.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos