SOÑANDO

Mañana se desvanecerá una ilusión, quizás empiece algo real, quizás sea mejor, no lo sé, pero me gusta tanto soñar. Por un lado quiero que llegue mañana y conocerle, por otro lado tengo miedo, me gusta la imagen que tengo de él en mi mente.

Luego está el tema de que yo no le guste, claro, pero me preocupa menos, me lo tengo tan creído que no es tan grave como el hecho de que él no me guste a mí. Además se perderá el halo de misterio que se ha creado, sabré lo que no sé y entonces...

Estas semanas he pasado por todos los sentimientos desde el amor loco hasta la absoluta indiferencia, desde el razonamiento frío hasta el más apasionado de los excesos. Todo en mi mente, todo sin nada a lo que agarrarme, todo producto de mi imaginación.

Estoy como una cabra, está clarísimo, para qué me quiero meter en líos cuando llevo una vida perfectamente aburrida y ordenada en la que nunca pasa nada, van a tener que dar un tirón muy fuerte de mí, pero por otro lado estoy deseando tirarme a la piscina.

Lo sé, soy un mar de contradicciones, no tengo ni pies ni cabeza, son los nervios y aún queda mañana, hasta la noche, no sé cómo pasaré el día, en un ay y con todo lo que tengo que hacer antes...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona