Richard Dawkins

"Vamos a morir y eso nos convierte en afortunados. Mucha gente no va a morir porque jamás nacerá. Los potenciales seres humanos que podrían estar aquí, en mi lugar, pero que— en los hechos— jamás verán la luz del sol, sobrepasan los granos de arena del Sahara.

...Al enfrentar estos asombrosos sucesos, somos Uds. y yo, en nuestra común condición, quienes estamos aquí. Éste es otro motivo por el que somos afortunados. El universo es más viejo que cientos de millones de siglos. En un lapso comparable, el sol se convertirá en un gigante rojo y absorberá a la Tierra. Cada siglo, de esos cientos de millones, ha sido en su momento o lo será cuando sea el momento, el siglo presente. El presente se mueve del pasado al futuro como un diminuto foco de luz, avanzando lentamente, a lo largo de una regla gigantesca de tiempo. Todo lo que queda detrás de esa lucecita es oscuridad. La oscuridad del pasado muerto. Todo lo que queda delante de esa lucecita está en la oscuridad del ignoto futuro. Los sucesos asombrosos de vuestro siglo, que es el que está en la luz, son como aquéllos de un penique, que arrojado al azar, aterrice sobre una determinada hormiga, que se arrastra en algún punto, en la carretera que une Nueva York con San Francisco. Uds son afortunados por estar vivos y yo también lo soy.”


http://blogo.cl/roller/page/pirincho?entry=en_defensa_del_ate%C3%ADsmo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona