Sin esperanza

A veces tengo ganas de tirar la toalla. Porque siempre decimos: este mundo no tiene solución. Nos han convencido de ello, pero no es verdad. Sí hay solución, pero no la queremos. Hay solución pero no es matar a los que no piensan como yo, esa no es la solución porque llevamos miles de años con ella y nunca hemos arreglado nada.

Ahora con el terrorismo islamista todos nuestros esquemas se tambalean, porque ¿qué quieren? qué les podemos dar para que dejen de matar, nada. No hay nada que quieran a cambio. No se trata de eso. Nosotros tan mercantilistas, que todo lo entendemos así. Que hasta entendemos el terrorismo vasco porque ellos quieren la independencia, pero el islamista ese no lo entendemos.

¿A quién le interesa que las cosas vayan como van? Hacia ese se debería dirigir nuestra mirada, pero no, se dirige hacia los terroristas suicidas, nos distraen de lo importante.

Comentarios

Steloide ha dicho que…
A veces me planteo cosas como las que dices tu hoy, en esta sociedad en que todo es a cambio de las cosas a veces pierden sentido. No entiendo ningún tipo de terrorismo, porque no hay nada que merezca la pena a cambio.
Da miedo, simplemente.
Virginia ha dicho que…
A mí me dan más miedo las cosas que no entiendo, las que no puedo controlar, el fanatismo, la sinrazón, aunque también la haya en el otro pero creo que entiendes la diferencia a la que me refiero.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona