CALENDARIOS

Los tengo todos guardados, no sé para qué, pero cuando cambio el calendario de mesa le pongo unas gomas alrededor y lo guardo, lo mismo hago con el pared, con mis agendas. Cuando sea viejecita me pondré un día a sacarlos y recordaré lo que hice el 25 de febrero de 1976, que vete a saber qué fue, y me diré: fijate, qué cosas hacía yo cuando era una cria.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Hala... así que almacenas el almanaque en la alacena, a la caída del año.

alalalalala...

---

Leer en alto y repetir el ejercicio tres o cuatro veces cada día, hasta conseguir una adecuada flexión y energía en la lengua.
Virginia ha dicho que…
Se me traba la lengua, se me traba, jajaja.

Entradas populares de este blog

DE VEZ EN CUANDO LA VIDA TOMA CONMIGO CAFÉ

SI DICEN QUE DIZAN MIENTRAS QUE NO HAZAN

ESTOY TAN EXCITADA QUE NO PUEDO DORMIR