EL ENGAÑO

Cuando alguien te engaña, te miente, produce una desprotección en ti. Quedas malherido para los demás también. Empiezas a poner en duda lo que te dice todo el mundo. Si uno te ha mentido ¿podrán ser mentirosos los demás? Sí. Es la única respuesta plausible. Si uno miente los demás también pueden hacerlo. Y ¿a qué te agarras entonces?
Las mentiras piadosas no existen, existen para nosotros no para los demás, es piedad con nosotros no con ellos. La verdad nos hará libres, la mentira nos captura, nos mete en la red de la desconfianza y de allí no se puede salir.
Cuando descubres que te mienten te vuelves un cínico, empiezas a poner entre comillas todas las afirmaciones, como hacía no sé qué filósofo, que antes de asegurar nada lo ponía en duda por si acaso.
Pero no se puede vivir sin la verdad, o yo no puedo. Solo tengo una palabra, y si me pillan mintiendo mi credibilidad se queda a cero. Puedo omitir pero nunca mentir. Hasta en las cosas más tontas, como darle una sorpresa a mi hija, no valgo para engañar se me pilla enseguida.

Comentarios

Fernando ha dicho que…
Ojo con la verdad: es un arma muy poderosa pero también muy peligrosa. Yo le tengo mucho miedo, y la dosifico para que no se me encasquille.
Virginia ha dicho que…
Yo no sé dosificarme, así me va....

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona