RECURSO DE REPOSICIÓN

Voy a presentar uno, he encontrado en una página uno muy apañado y lo he arreglado un poco. Me gusta protestar, soy de las que ponen reclamaciones, sé que las cosas sólo valen por escrito, que te desahogas con los de las ventanillas pero no sirve para nada, que lo mejor es por escrito. Bueno, no es que sea lo mejor, es que es lo único.
Nos comentaba un profesor que por qué no habíamos protestado antes de otro profesor que no acudía a clase, y los alumnos decían, sí, hemos protestado, pero claro, no lo hacían por escrito.
Lo que no está escrito no consta, las palabras se las lleva el viento. A mí me gusta que sea así. Cuando hablo puedo decir lo que quiera, puedo desahogarme, pero no sirve de nada, cuando escribo mido mis palabras, pero sí sirve, aunque sólo sea para que conste en acta, aunque no se solucione nada, pero yo tengo mi copia de mi reclamación.
Soy muy burócrata, no sé si es por deformación profesional o porque una es así. Voy a clase cargada con todos los apuntes, la gente va con hojas en blanco, pero yo llevo montones de cosas.
Sacar el papel y decir, aquí lo pone, es un gustazo. Me gustan las cosas por escrito. Esto exige que pienses, cuando hablas no piensas, dices cosas sin pensarlas. Cuando escribes no.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona