NI EL GATO


El otro día le decía a unas amigas que no tenía prisa, que en casa sólo me esperaba el gato, pues ya no, ya ni él. Ha desaparecido, el día de San Antón que tiene gracia. Me hace pensar si le cogería alguien para llevarlo al santo. No creo que se dejara aunque es un gato muy tonto. Supongo que se ha hecho mayor y anda por ahí de juerga. Pero me extraña que no venga ni a comer. De momento su comida, su agua, y todo lo demás sigue ahí, a la espera de que vuelva.

Yo si fuera él también me iría, él puede elegir, hace bien.

Comentarios

Fernando ha dicho que…
Este amor apasionado
anda todo alborotado por volver.
Voy camino a la locura
y aunque todo me tortura,
sé querer.
Nos dejamos hace tiempo
pero me llegó el momento de perder.
Tú tenías mucha razón;
Le hago caso al corazón
Y me muero por volver.
Y volver volver volver
a tus brazos otra vez;
Llegaré hasta donde estés;
Yo sé perder, yo sé perder;
Quiero volver, volver, volver.

Si un día oyes esto, ya sabes quién es. Porque hablará, como el gato de Cheshire, ¿no?
Virginia ha dicho que…
jajajaja, que precioso, muchas gracias Fernando.

¡Cómo le echo de menos!, con lo harta que me tenía, que el sofá está para tirarlo....

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona