UN PUENTE LARGÍSIMO Y NO VIAJO

¿Por ventura crees que sólo a ti ha sucedido, y te admi­ras de ello como de algo nuevo, si en un viaje tan largo y por tanta variedad de países no has conseguido liberarte de la tristeza y la pesadez de corazón? Es el alma lo que tienes que cambiar, no el clima.
Séneca. Cartas a Lucilio.

Bien es verdad que no es por esto por lo que no viajo. No viajo porque no hay money, poderoso caballero es don dinero (me ha dicho mi jefa) y es verdad. En realidad sí tengo dinero, yo siempre llego a fin de mes, pero tengo que hacer grandes pagos a partir de ahora, los seguros dichosos y la contribución urbana y el numerito del coche. En fin que se junta todo justo en estas fechas que hace un tiempo estupendo porque aún no hace calorazo y apetece mucho salir. Por otro lado los planes que me han propuesto no me convencían. A Santander con unos amigos y sus hijas. A Salamanca con Andrés. Así que me quedo en casa.

Mi hija dice que de qué me quejo con todo lo que he viajado este año y es verdad. Cuando me pongo a recordarlo es alucinante: Cadaqués, Vigo, Tordesillas, Londres, Alicante, Burgos, Camino de Santiago. Pero es como una droga y parece que cuanto más viajas más quieres. Y lo más curioso de todo es que no me gusta viajar. Como en casa no es está en ningún sitio, pero me aburro.

Se me han ocurrido dos cosas: ir a Lleida a ver a Jesús o a Bilbao a ver a Aitor y al final no voy a ningún lado. Echo de menos el mar, eso sí me apetece mucho, volver al mar. Pilar me ha ofrecido Castellón, pero no me gusta, estuve un año y es que siempre me pasa igual con el Mediterraneo, no huele a mar. Aunque igual al final me voy con ella, porque era otro finde, aunque solo sea por estar con ella.

He sacado dos libros de la biblioteca, más uno en inglés que me han dado en las clases, más dos libros que he bajado de internet y ese es mi plan, leer.

Y no puede ser. Ayer me dolían los ojos de tanto leer. Leo demasiado porque cuando no estoy leyendo libros estoy leyendo en el ordenador.

Ayer tuve un empacho de cultura, pero empacho. Me dolían los ojos de leer, pues me metí a ver una exposicón de Rafael Sánchez Ferlosio que hay en la Universidad y claro leí, que remedio. Luego vi la ópera "El sueño de una noche de verano" y leí los subtítulos.

Para un día es demasiado. Necesito tele basura. Necesito desintoxicarme.

Comentarios

Andresito!!! ha dicho que…
me quedo con esto...
¿Por ventura crees que sólo a ti ha sucedido, y te admi­ras de ello como de algo nuevo, si en un viaje tan largo y por tanta variedad de países no has conseguido liberarte de la tristeza y la pesadez de corazón? Es el alma lo que tienes que cambiar, no el clima.
Séneca. Cartas a Lucilio.
me ha llegado muy adentro wapa.. enserio... no sabes cuanto
ten paciencia... ya viajaras.. besitos...
Virginia ha dicho que…
Me alegro que te guste, es de una página que me recomendó Aitor. ¿Qué tal por Salamanca? Como ves no he ido, no me he animado. Un besazo,

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona