CARNAVALES DE CADIZ I





Esto va a ser largo y no quiero hacerme pesada. Pero voy a intentar contarlo todo capítulo a capítulo. La cosa empezó nevando. Había quedado a las 8 en Barajas con otra del grupo que cogía mi vuelo. Salí a las 7 de casa y me encontré una nevada del copón. La maleta se me mojó de la nieve que se acumuló y tenía el coche en la puerta de casa. El coche se me llenó de nieve al bajar las ventanillas porque no veía un pijo. Pero lo peor fue el atasco, desde la puerta de casa. María se vino conmigo para intentar llegar a clase, la iba a dejar en el Campo de las Naciones. Según iba pasando el tiempo, ella se iba poniendo más nerviosa. Salir de Alcalá nos costó media hora larga. Normalmente tardo quince minutos al aeropuerto. Pusimos radio 5 y decían que había atasco de Alcalá a Torrejón de Torrejón a San Fernando y de Canillejas a Arturo Soria, vamos, toda la Nacional II atascada, luego vimos un cartel de máquina echando sal. Me daba miedo correr con la nevada, pero no tuve que hacerlo, paraditas fuimos. Cuando se pasó la hora de María para llegar a clase la que se empezó a preocupar fui yo. Llamábamos a la que me estaba esperando a ver si había suerte y retrasaban el vuelo, pero no. Al final decidí meterme en el aeropuerto directamente, al parking, aunque si me iba 4 días podían cobrarme un huevo, pero María quedó en recoger el coche. Eran ya las 9 y se embarcaba a menos cinco y yo en el coche con la niña. Empezé a buscar el aparcamiento y todos por los que iba pasando eran de motos, de empleados, me puse tan nerviosa que me metí en el último, el parking VIP, porque yo lo valgo. No tuve que pasar la barrera había un sitio y salimos corriendo. No llevaba el billete, solo el electrónico y si había overbooking me quedaba en tierra fijo. Me puse en el mostrador de Spanair y María, gracias a Dios, en facturación. En el mostrador me dijeron que tenía que ir al otro lado. Facturé automaticamente pero se quedaron con mi maleta, me dijeron que no podía subirla al avión cuando siempre la había subido. Pero fue estupendo para salir corriendo, sin maleta ganaba velocidad. La puerta de embarque estaba en la otra punta. Al pasar por el control de la policia me dijeron que si me habían confirmado, que no llegaba ni de coña, me animaron mucho. Eché a correr, pero me ahinaba, de vez en cuando tenía que parar. Milagrosamente conseguí llegar y subirme al avión. Estaba empapada de sudor, nerviosisima, el pobre que iba delante de mi protestó porque no paraba de moverme.

Llegamos al aeropuerto de Jerez a las 10,30 y no había autobuses hasta la 13,30. Menudo plan. El taxi costaba una pasta pero no nos quedó otro remedio, nos dijo que nos llevaba a Cadiz por 40 euros pero le dijimos que ni hablar y nos dejó en la estación de tren de Jerez, allí cogimos el tren y por fin, como a la 13 estabámos en Cadiz, lloviendo, la foto es por eso. Comimos en un chino con las organizadoras y luego me eché la siesta. Habíamos quedado a las 9 de la noche asi que nos fuimos a Cadiz a ver la ciudad. Me explico: estábamos en Cádiz pero no era Cádiz, le llaman Cádiz solo a la parte de dentro de las murallas y nosotras estábamos en Puertatierra, cogimos un autobus y paseamos. No había mucha gente, estábamos las dos solas, nos metimos a tomar algo y empezaron a llamar que ya llegaban los demás. Nos fuimos hacia el hostal y de allí a cenar, en un mexicano porque las gaditanas decían que la sangría era muy buena. Intenté que pidieran sangría pero no quisieron. Cuando llegaron ellas sí se pidió, era una sangría muy rara, estaba granizada.

Llegó el resto de los que aparecían por allí el jueves y nos fuimos a bailar a una disco, hasta las 4 o 4 y media, estuvo muy bien, cogimos una parte que parecía escenario y nos metimos alli todos, recogiditos. Lo pasé bien pero fui de las primeras en largarse a dormir. Lo bueno era que podíamos ir andando al hostal, estaba muy cerca.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Juasjuas menudo estrésssssss. Luego dirás que te aburres.... :P

Yo siempre llegaba tarde a todas partes. Una vez tenía que agarrar el autobús de Madrid a Orense y salí del Metro con la maleta en la mano y vi como el autobús arrancaba, doscientos metros más allá....

paré un taxi y le dije "siga a ese autobús!!!!" xDD En la curva que emboca el carril de aceleración para entrar en la nacional VI adelantamos al autobús por el arcén y le hicimos señas para que parara. Y allí me subí, ante la mirada atónita de los pasajeros. Alguno parecía indignado... (no sé por qué) :PPP

Por cierto, creo que ya hay jurisprudencia al respecto del overbooking: una compañía tuvo que reembolsar el importe del billete a un pasajero que se quedó en tierra por esa circunstancia. No es que sea un consuelo porque igual te estropea un plan igualmente, pero al menos el dinero ya no lo pierdes.

:D
Virginia ha dicho que…
No hijo, no me aburrí nada este finde, en vez de descansar y disfrutar lo llevé todo corriendo. Tienes razón respecto al oberbooking pero como llegaba tan tarde ya no hubiera tenido derecho porque me pasé de la hora tope. Si me quedo en tierra no hubiera podido recuperar el dinero del alojamiento que lo pagué en diciembre. Ya me contarás que taxi pillo yo para adelantar al avión, jajajaja. María me decía vete en coche a Cai, pero un viaje tan largo yo sola, y además que es una pasta, no sé si hubiera encontrado un autobus para ir pero gracias a Dios no hizo falta. Un besazo

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona