QUE DOLOR

Salí del curso, me fui al Herbolario pero no tenían mi pan, compré unas magdalenas. Desayuné en la gasolinera un pincho de tortilla de excepción aunque me lo cobraron como angulas, casi 4 euros. Y ala al dentista. Esperando me leí el artículo de Elvira Lindo. Me llaman, paso y me dicen que me tienen que sacar la muela. ¡¡¡Alto ahí!!! Yo no iba preparada para eso. Normalmente te miran y te dan cita, pero no, van y me dicen que ahora mismo, que para qué sufrir más. Me hizo mucho daño tratando de ver por donde me la había partido. A mí esta mañana no me dolía nada hasta que fui al dentista, joder.

Llamo gimoteando a la niña, vente para aquí que tengo miedo, llamo a mi jefa y se lo cuento. Espero, ya no tengo ganas de leer ni de nada. Me muero de los nervios.

Llega la niña y bromeamos un rato, me dice que tiene un examen mañana y que se va, la cojo de las piernas y no la dejo irse, lloriqueo un rato, intentó hacer respiraciones, no sirve de nada.

La niña se va, me quedo toda compugida, me llaman. Le digo a mi dentista lo que me ha dicho el otro, me dice espera a ver si la podemos salvar, confirma el diagnóstico, no hay nada que hacer, me promete que me pondrá algo ahí.

A este paso no voy a poder comer más que puré. Me echa la anestesia con el spray e inmediatamente pilla la inyección, le digo espera, espera. Me colocó en el sillón toda tensa, con una mano debajo del cuerpo, sin respirar, no me dolió tanto el pinchazo primero, ahora que el segundo en todo el nervio sí que me jodío, pero es sólo un segundo, enseguida se duerme.

Le digo: tienes las gafas sucias, me dice ya, ya, le digo es por mi seguridad que te lo comento. Le veo que pide sin decirlo el alicate, me echó a temblar, ese gesto me pone de los nervios. Más tensa aún en el asiento, si me cae algo encima rebotaría, agarra la muela y con un gesto muy sencillo sale. Me la enseña, mira se ha roto muy abajo, se te hubiera metido la comida ahí dentro, no hemos podido hacer nada por ella.

Era una en la que ya me había hecho la endodoncia, la de ratos malos que me ha hecho pasar esa muela y total para nada.

Me pone un algodón y me dice que vuelva en quince días que me hará un molde. Salgo y me pregunta un chico de la sala de espera: ¿Ya te la han sacado? Y le digo sí sí, no puedo hablar, tengo todo el labio hinchado o eso me parece por la anestesia.

Al llegar a casa me doy cuenta de que he perdido los analgésicos que me dió. Al empezar a despertar de la anestesia, me tomo un nolotil, me meto en la cama y ala 3 horas de siesta.

Ahora no me duele, no he comido pero ¿y si como y me empieza a doler?. Ala a regimen hasta que el hambre sea más grande que el miedo.

Siento los malos recuerdos que os haya podido traer este post.

Comentarios

sabbat ha dicho que…
Desde que vi 'Naufrago' con Tom Hanks me caen muy pero que muy bien los dentistas :))


¡Animate que ya pasó! ;)

Besos
Virginia ha dicho que…
Yo no la he visto, da más detalles.
Susana ha dicho que…
A mi, me encanta mi dentista, nunca me hace daño y siempre me libra de dolores horribles ;-).

También es verdad que siempre voy acojonada y más tensa que yo qué sé, aunque en realidad sé que nunca me hace daño.

Ahí queda eso :-)
Virginia ha dicho que…
¡Qué suerte Su! Me gustaría ir al mismo que tú, pero irme a Gijón cada vez que me duela una muela no lo veo muy posible.
sabbat ha dicho que…
Tendrías que verla. Merece la pena. El tío naufraga en una isla del Pacífico. Un islote. Su muela antes del naufragio le estaba dando problemas. Muchos. Dolía. Ya se había conseguido una cita para sacársela pero ... ahora está en esa isla de la que no hay escapatoria. Imaginate eso. Una muela que hay que sacarse como sea. Y sin anestesia. Un arpon en la muela y para golpear un patín de hielo. Escalofriante.
Virginia ha dicho que…
Dios qué dolor, creo que no la veré, después de lo sensible que estoy, no suelo ver las pelis famosas, error, grave error, lo sé, en eso soy muy fundamentalista, como en otras muchas cosas

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona