BARCELONA ES BONA...

Si la bolsa sona. Y la mía por suerte está muy bien. Voy a ir por una vez, sin miedo de gastar demasiado. No me va a costar casi nada, solo el viaje. El plan es ir a casa de una prima de mi amiga y cenar en casa de la abuela de su novio. Solo conozco a la prima y a mi amiga de los 10 que seremos para cenar. No me importa, mis dos últimas nocheviejas han sido así. Siempre tirando hacia Cataluña, aunque el año pasado no llegué, me quedé en los Monegros.

Hace dos años estaba en Cadaqués, no creo que muchos de vosotros lleveis dos años leyéndome así que aunque peque de repetitiva os contaré como fue.

Me fui con 24 personas de las que sólo conocía a un par y de vista. Alquilamos cuatro chalecitos y nos metimos 6 en cada uno. Parecía Gran Hermano, ya la primera noche se pusieron a discutir como desaforados por la compra. Me cansé de la bronca y me fui a dar un paseo con tres chicos. El paseo se convirtió en una gimkana, porque no querían volver por donde habíamos venido y de noche y casi sin luces nos metimos a bajar y subir acantilados.
Me iba quedando atrás, no podía seguirles el paso.

Cuando llegamos de vuelta se habían acostado y a la mañana siguiente fuimos a comprar la cena de nochevieja, cuando volvimos me liaron unos cuantos para ir a Figueras a ver el Museo Dalí, me apunté y nos largamos, comimos allí y después de ver el Museo, ya de noche volvimos. La cena ya estaba casi hecha y sólo me dió tiempo a rellenar unos pimientos de piquillo con una pasta que había hecho uno.

Esa noche, después de cenar nos pusimos a cantar unos cuantos y se nos hizo tarde para las uvas, la que se lió, porque no llevamos las uvas a tiempo a los demás. Ni siquiera me felicitaron el año nuevo del cabreo que tenían. Luego empezó el peregrinar por Cadaqués buscando un local para pasar el resto de la noche.

Ningún sitio les gustaba a todos para bailar, unos estaban muy llenos, otros muy vacíos y acabamos en el polideportivo del pueblo, un sitio de lo más deprimente con un grupo actuando en directo que era penoso.

En aquel momento pensé: ¿quién me manda a mí meterme en lios? Pero al final la noche se animó, las aguas se tranquilizaron y acabamos todos en el Cabo de Creus viendo amanecer, bailando sardanas y tomando chocolate. Fue divertidísimo, original y empezó un buen año. El año 2005 fue uno de los mejores que recuerdo en mi vida.

Comentarios

Steloide ha dicho que…
de modo que te viene bnien recibir el año lejos de casa. pues adelante guapetona!
Virginia ha dicho que…
Sí, lo he tomado por costumbre, con este serán 3 años. Este año no lo tenía nada claro, pensaba quedarme aquí y ha sido una sorpresa lo de Barcelona.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos