ESA HIJA QUE TUVE UNA VEZ

No me acuerdo como era, hace tanto que no la veo, no coincidimos en horarios, trabaja de noche, yo de día, yo madrugo, ella se levanta a las 3 de la tarde. A veces oigo una voz en el móvil que me la recuerda, pero no sé cómo era.

Tengo que pedirla una foto. Ella dice que la culpa es mía, yo le digo que es suya. Cuando yo como en casa, ella no, cuando ella sí, yo no. La mando emails, os lo juro, porque luego se me olvida lo que quería decirle.

El otro día me dijo que mi madre se había comprado un coche, hacía días que lo sabía, yo no, mi madre se fio de que la niña me lo diría y claro...

¿Y si adopto una? Porque oye, a mí me gusta mucho tener una hija, no sé por qué tengo que renunciar, ella que se busque una madre y las dos tan contentas.

Comentarios

maía ha dicho que…
que fuerrrrrrrrrrte me parece.

lo malo es que tienes razón jajaja
Steloide ha dicho que…
un poco radical ¿no? digo lo de buscarse otra madre, con lo difícil que tiene que ser!
Virginia ha dicho que…
Menos mal que lo admites Maria.

No te creas que es tan dificil Steloide, esta es capaz de encontrar un ciento de madres, se hace la buena niña y eso y las conquista, luego hay que aguantarla claro, igual me la devuelven en dos dias.
monocamy ha dicho que…
Bueno, renunciar... no tienes que renunciar a ella. Pero vete haciendo a la idea de que ya "no va a ser tan tuya".

Estas madres inexpertas de ahora.. ay ay...
Virginia ha dicho que…
Y de las hijas inexpertas de ahora ¿por qué no se habla nunca? jajajaja. Si yo soy una madre modernísima que puedo estar de copas con sus amigos y los dejo encantados y ella no me quiere, me echa y me manda a dormir, buaaaaaaaaa.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos