VOY A VENDER UNA CAMA

porque ya sólo necesitamos una. Ayer cuando llegué de trabajar, María estaba durmiendo, como ella llegó casi cuando yo me tenía que ir a trabajar podía haber usado la mía. Según llegué, me acosté, podía haber usado la suya. Conclusión: nos sobra una.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DE VEZ EN CUANDO LA VIDA TOMA CONMIGO CAFÉ

SI DICEN QUE DIZAN MIENTRAS QUE NO HAZAN

ESTOY TAN EXCITADA QUE NO PUEDO DORMIR