VOY A VENDER UNA CAMA

porque ya sólo necesitamos una. Ayer cuando llegué de trabajar, María estaba durmiendo, como ella llegó casi cuando yo me tenía que ir a trabajar podía haber usado la mía. Según llegué, me acosté, podía haber usado la suya. Conclusión: nos sobra una.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona