COSAS QUE PASAN

A todos nos ha pasado, te tiras un tiempo chateando con una persona y de pronto desaparece. Te deja sin ninguna explicación y le das vueltas ¿qué he hecho mal? ¿por qué?
En esas estoy yo. Si fuera la primera vez sería culpa de él pero por ser la enésima es culpa mía. Es como la primera bofetada de un maltratador y la segunda, igual. Y aquí estoy, perpleja, como tantas veces. Desilusionada, desgastada, con la sensación de haber dado un pedazo de mi vida a quien no se lo merecía.

Tiene mucha fuerza el messenger, demasiada, debería desinstalarlo aunque me daría igual. Por correo también me pasa y en la vida real. Y cada vez me cierro más. Me dan miedo los demás.

Comentarios

fanshawe ha dicho que…
Bueno, depende de como se lo tome uno, pero igual tú te lo tomas muy a pecho. Puede haber mil razones por las que alguien deja de chatear, problemas personales, informáticos, familiares, de mudanza. O puede ir por rachas (por ejemplo se preguntarán todos mis contactos del msn donde me meto, porque hace cuatro meses que, simplemente, no me conecto). Lamento que te den miedo los demás, pero lamento aún más que ese miedo te prive de cosas. Quizás deberías bajar tus espectativas con los seres (momentaneamente) bidimensionales...
Virginia ha dicho que…
Lo sé Fanshawe pero cuando alguien te hace perdidas todos los días y deja de hacerlo no es porque el ordenador no le funcione. En fin, si da igual, tienes razón, me ilusiono demasiado, por más que intente controlarme nunca consigo que mis sentimientos se mezclen.
Teillu ha dicho que…
Si va por mí, sólo ando muy liado, Vita, no quiero desconcentrarme estos días. Un besazo!

Somos amigos, no pasa nada si no sabemos del otro unos días...

Muack!
Virginia ha dicho que…
Sí, sabes que va por ti. Gracias por aclararmelo.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona