AUSTERIDAD

No quiero aburguesarme pero tampoco me atrevo a vivir en una cueva, sé que sin calefacción, internet y agua caliente sería muy dura mi vida, y ahora sin coche por ejemplo. Mi hija me preguntó un día de dónde había sacado determinadas cosas que no cuadran conmigo y se lo conté, me las regalaron. Tengo un abrigo de piel, 3 teles, y un ordenador porque me los regalaron. Yo no soy amante de lujos y todo me parece carísimo y no me lo compro. Cuando tengo una camisa bonita es porque me la han regalado.
Aún así me cuesta dios y ayuda llegar a fin de mes. Pero sé que soy muy rica, porque todo depende de con qué lo compares y yo no tengo deudas. La gente vive de aparentar, yo no. Veo a mucha gente que viven por encima de sus posibilidades, que tiran de la visa.
Mi forma es reducir gastos, ya lo he tenido que hacer muchas veces en mi vida y se me da muy bien. Me rebajan el sueldo, reduzco gastos.
Cuando me separé de mi marido él estaba en el paro y yo tenía un sueldazo, me dio miedo que me pidiera una pensión y llegamos a un acuerdo: nadie daba nada a nadie. La cosa fue fenomenal, alguna vez le di algo de dinero pero no hubo problemas. Hace como dos años me divorcié y el fiscal dijo que tenía que pasarme una pensión, ahí empezaron los problemas. Desde entonces me da 120 euros al mes y no me habla, creo que no mereció la pena.
La niña se gasta muchísimo más por supuesto. Continuamente la recuerdo que somos pobres, parecemos una familia de primeros de siglo. Ella que es muy responsable intenta trabajar y yo no la dejo porque solo encuentra trabajo en sitios donde la explotan. Creo que no tiene carencias por lo que la falta, si no soy yo los demás le compran de todo.
Dice que me obsesiono con el dinero y que al final siempre tenemos dinero para todo, pero claro, la que hace equilibrios soy yo y por eso al final siempre parece que hay, pero no es así.

Intenté pasarme al tabaco de liar, pero no soy capaz, soy muy torpe con las manos. La austeridad es un valor que no está de moda pero a mí me encanta. Porque he vivido con mucho, muchísimo dinero y con poco, poquísimo y no he notado la diferencia. Sé que la felicidad no está ahí, que no me haría más feliz un coche nuevo o algo material.

Comentarios

Teillu ha dicho que…
Me parece ABERRANTE que alguien se plantee fumar menos por cuestiones económicas, y no por cuestiones de salud...

Pero es tu vida.

Es muy dificil morirse de hambre, hoy en día.

Últimamente posts descriptivos, para cuando alguno reflexivo? Simple sugerencia...

Un besito!
Virginia ha dicho que…
Yo no he dicho de fumar menos sino de fumar tabaco de liar, pero en la misma cantidad. Sé que no es una postura políticamente correcta pero no pienso dejar de fumar, todo lo contrario.

Me mato de muchas maneras,la que más me duele y más deprisa me mata es trabajar.

Intentaré escribir algo reflexivo, a ver si me sale. Mil besos.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona