EL AMOR, LA LOCURA, LOS HOMOS, LOS HETEROS

Hace unos días me contó un amigo gay que después de muchísimos años en el ambiente no había conseguido tener ni siquiera un amigo. Que todo el mundo, creía él, estaba un poco mal de la cabeza. Su explicación era que el hecho de haber tenido que plantearse su homosexualidad, salir del armario, luchar contra el mundo, les había perturbado de cierto modo y por ello no había relaciones estables, ya no de pareja, sino tan siquiera de amistad.
No sé la verdad, no tenía yo esa visión de esa parte de la humanidad, veía su superficialidad, veía que el aquí te pillo aquí te mato de los cuartos oscuros les producía mucha insatisfación después, que no tienen tan claro lo del sexo por el sexo y al final acaban pagándolo con depresiones.
Pero vamos, no más que los heteros, los homos como los heteros se han metido en un juego muy muy peligroso, el de la diversión. Sólo importa divertirse. Divertirse significa, reirse por nada, no tener responsabilidades, nada de hijos, nada de parejas estables, ir de flor en flor.
Eso no me parece divertido y tampoco creo que el alcohol y cosas peores ayuden, que se ríen sí, pero ¿de qué? Que esas risas no son sanas, que ese sólo mirar el exterior, sólo buscar al más guapo o a la más guapa ¿adónde conduce?
Siempre me gustaron los feos, Woody Allen, Dustin Hoffman, la gente interesante, que tiene algo que contar, el que te hace reir, pero de verdad, con un humor inteligente, no el de teta, pedo, culo, pis.
Cuando conozco a alguien que las chicas califican como un tio bueno inmediatamente le borro de mi lista, no intento conquistarle ¿para qué? Yo no doy la talla en eso, y normalmente, casi todos los que he conocido se lo tienen muy creido. Alguna vez das con alguien que te asombra, y que es la excepción que confirma la regla. Pero a mí dame calvos, barrigones, feos, pero salerosos. Yo me los quedo.

Comentarios

Susana ha dicho que…
A mí tampoco me gustan los "objetivamente considerados tios buenos", soy consciente de que son monos pero no me llaman la atención, partiendo de la base de que no me gustan los rubios ni de ojos azules...

A mí me gustan los chicos morbosos, esos de mirada sexy, mandíbula muy marcada y pelo oscuro. Me gustan los que me hacen reír y los que me escuchan cuando les hablo. Los que pueden enseñarme algo más que cómo tener la barriga plana y con los que puedo hacer de todo.

Me gustan los que me tratan como a una igual y los que me repetan. Los que son irónicos, politicamente incorrectos, irreverentes...

Hala, no me enrollo más, un beso Virginia.
Virginia ha dicho que…
A mí no me gusta el morbo, muchas veces me lo preguntan ¿eres morbosa? y siempre contesto que morbo es enfermedad y que yo no estoy enferma. Sé que es ser una purista y que la palabra la usan con otra acepción pero no me gusta. No creo que haya nada en el sexo que sea morboso, puede ser que te apetezca, que te ponga, que te excite, pero ¿que te de morbo?, no me gusta la expresión, ya digo, porque significa que te pone enfermo.

Es difícil que un hombre me trate de igual a igual, aún no he encontrado uno, o me tratan como a un ser superior o como a uno inferior, pero conseguir que me vean como una persona igual que ellos, con sus mismas debilidades no es fácil.

Muchas de mis relaciones han sido de superioridad sobre la otra persona, no porque yo me sintiera superior sino porque ellos se sentían inferiores y me colocaban en un pedestal. Virginia, la más lista, la más inteligente, la que mejor se lo monta en la cama, la más buena, la más generosa. Pues no, no soy eso, tengo muchos fallos como es lógico y cuando los descubren se sienten engañados por mí, cuando lo que les ha engañado es la imagen que ellos mismos se han construido de mí.

Cuando conozco a alguien muy inteligente, cultivado, con clase, la que se siente inferior soy yo.
monocamy ha dicho que…
Joder... ¿Y ahora qué hago? ¿comento en plan superior o en plan inferior? :p Bueno, comentaré como siempre, total ese dilema lo soportas tú... xDDDDD (sin veneno, lo digo sin veneno).

Y por cierto ¿qué tienes tú contra la diversión y los saltos (sencillos o haciendo la carpa) de flor en flor? (aunque en vuestro caso venga siendo "de capullo en capullo" (autocrítica de género)). Conmigo que no cuenten para recomponer la mermada tasa de natalidad, passsssso... excepto resolución ulterior de mi esposa o superior :PPPP

Y para finalizar, un poco de paciencia con los gays y sus relaciones. Ten en cuenta que están empezando a expresarse con libertad, es algo nuevo para ellos (todavía acompañado de críticas y desprecios, vale). Al principio será algo traumático por el choque, como la ley antitabaco, pero poco a poco se irán normalizando y serán tan necios como nosotros, los heterosexuales xDDD. Es un eufemismo, claro... ¡yo qué sé si eres heterosexual! (vamos, que el eufemismo era "nosotros").

:P
Virginia ha dicho que…
Si yo no tengo nada en contra Toño pero digo que luego no se les ve felices, buscan la felicidad pero no la encuentran en eso y no rectifican, nada más. Aunque el Punset dice que la felicidad está en la antesala de la felicidad y que sólo se es feliz buscando ser feliz.

Yo no es que aconseje a nadie tener críos, Dios me libre, que ojo lo que me está tocando sufrir a mí para desearle mal alguno a alguien, pero que por ser egoístas no se es más feliz es lo único que digo.

Yo tengo toda la paciencia del mundo con los gays, ellos son los que se desesperan conmigo, jajjajajajajjaja.

No te puedo decir qué soy porque ni yo misma lo sé, creo que bi, pero tampoco lo tengo claro, a lo mejor asexual, porque últimamente no me pone ni Dios, no sé, soy por temporadas y sí, tuve mi temporada hetero y mi temporada homo. Pero eso no significa nada.

Lo que estoy segura que no soy es trans, aunque cuando tengo la regla me gustaría.

Monja tampoco soy aunque a veces he querido serlo.

Dios mío ¿qué soy? Me has metido en un fregado Toño, ya te vale.....

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos