MAXIMO PRADERA

Se acabó ir de frente, mostrarme como realmente soy, sincero y tranquilo. En este puto país, la sinceridad no vale de mucho, o al menos, eso parece. Ahora hay que ser chulo, macarra y estar cachondo para que te digan "hola".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona