NO LEO

Mis entradas de libros se van quedando en nada, aumentan las de pelis pero no estas porque no leo, desde que empecé a estudiar no he cogido casi nada en la biblioteca. Me quedé atascada con "La sombra del viento" que aún no he podido terminar y no he seguido leyendo nada.

Se nota en mi manera de escribir, en mis faltas de ortografía, en mi falta de vocabulario, se nota mucho, pero no puedo estar a todo. Excusas. Siempre he encontrado tiempo para leer. Pero ahora intento ser más sociable y no se compagina bien una cosa con la otra. Yo no leo en casa a no ser que un libro me tenga tan enganchada que no pueda soltarlo. Yo leo por la calle, en los ratos sueltos, a la hora del desayuno y como llevo meses desayunando con mis amigas no puedo leer.

Leo mucho en internet, muchísimo, pero lo malo de leer aquí es que lees con faltas de ortografía y que se usa un vocabulario muy básico. También pueden ser mis neuronas que ya estoy mayor y se me olvida como se escriben las palabras.

Este puente podía haber aprovechado pero he cogido libros sí, pero de Economía para hacer ejercicios, que luego no haré, pero así lavo mi conciencia, lo he intentado, me cubro. Otras veces me digo que todo está en la red y que me puedo bajar los libros y leerlos, pero no los imprimo. Como mucho me leo las primeras páginas, hay que ser muy constante para leerse algo en páginas sueltas. Hace tiempo lo hice, con los libros de Cioran, cuando me dió por él. Ahora tengo un par de libros de Richard Dawkins, veré si lo consigo.

Pero no es lo mismo. En clase al ver que había impreso una cosa de muchísimas páginas un compañero me dijo: "ojalá tuvierámos ya el papel electrónico".

Es de las cosas que yo más usaré si algún día se llega a comercializar.


El otro día estuve en la biblioteca de la Facultad de Educación de la Complutense, está fatal, muchos libros caídos, libros muy viejos, no cuidamos nuestras bibliotecas, y si no lo hacen los de Educación ya me contaréis.

Comentarios

Steloide ha dicho que…
NO tenemos ninguna conciencia lectora porque no nos la han inculcado, mi madre estaba muy orgullosa de que leyera mucho de chiquitina, cuando íbamos a un hospital de visita y me dejaban en la cafetería con una cocacola y un libro estaba feliz, pero cuando le decía "espera mamá que ahora no puedo parar de leer" entonces ya no estaba tan contenta. Lo peor ha sido con la mudanza, la frase oficial de mi familia ha sido "¿y porqué no tiras algunos libros si tienes muchos?" y yo flipaba
Steloide ha dicho que…
Intentaré escribir mejor, sin faltas, por mí primero y porque lo que has escrito me ha hecho reflexionar
Steloide ha dicho que…
Evidentemente te lo explico, pero esta vez por mail que es largo
Virginia ha dicho que…
Me explicas lo de tu blog ¿verdad? Había dejado estos comentarios tuyos sin responder y de pronto sale este y no tiene relación.

Yo sí tengo conciencia lectora, mucha, no he hecho otra cosa en mi vida que leer, he leído mucho, demasiado incluso, creo que cuando hacen estadísticas yo soy la que se las descuadra. Por eso noto ahora la falta. He leído siempre por diversión, a una velocidad de vértigo, así leo en internet ahora, por eso navego tan deprisa.

Lo que más miedo me da en esta vida es quedarme ciega, el resto lo superaría pero eso me da terror, porque podría aprender Braille, pero no todo está traducido y no creo que sea lo mismo leer que tocar.
Steloide ha dicho que…
Si, te explico lo de mi blog.
Quizá se a mejor tocar los libros que sólo verlos, además ¿no había unos aparatitos para leer directamente en braïle? creia que sí
Virginia ha dicho que…
¿En serio? Ni idea, no los conozco, no estoy tan puesta en aparatitos para ciegos.
maía ha dicho que…
Si sólo estuviera destrozada la biblioteca de mi facul...
Virginia ha dicho que…
Sí la verdad es que no cuidan mucho las instalaciones para ser maestros y cosas así. País.
alimeda ha dicho que…
Ya puedes acabar de leer la sombra del viento. A mí me encantó. Hacía tiempo que no leía un libro que no me enganchara tanto. Me gustó mucho. Pero claro, todo es personal.
Virginia ha dicho que…
Si lo sé pero no puedo con él, pesa mucho, jajjaa. Debe ser un problema de muñecas, que se me abren con el peso del libro, no sé. El caso es que no consigo que me vuelva a enganchar y terminarlo.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos