AYER NO ME PUDE LEVANTAR

Hoy sí me he levantado, por eso digo lo de ayer. El domingo hacía tanto calor que no me pude dormir hasta las dos o así. Fue un día muy extraño, era fiesta en Madrid, pero no en Alcalá, colapsaron las calles, se liaron a hacer colas, todo parecía raro. Te encontrabas con quien normalmente está en su curro.

A las ocho menos cuarto había un montón de gente esperando para apuntar a sus hijos a las actividades extraescolares, a las diez la cola era inmensa y por lo que me comentaron en el desayuno ya no quedaban plazas.

María vino a buscarme al trabajo y me preguntó ¿qué pasa hoy? Pues pasaba que era fiesta y por eso ella no fue a la Universidad, pero como era día laborable pues todo el mundo aprovechó para los papeleos.

Hoy empieza mi sucesión de curso tras curso. Casi todas las tardes de 4 a 6, no sé lo que aguantaré.

ACTUALIZACIÓN A LAS 9 DE LA NOCHE:
El curso de esta tarde ha sido un sufrimiento, no sabía ya qué hacer para mantener los ojos abiertos. Intentaba escribir pero ni veía, horroroso. ¿Cuando se enterará la gente de que no se puede mantener la atención de nadie más de 45 minutos? Que es mejor hacer un parón. ¡Qué obsesión con el tiempo!

Comentarios

Funny Blondie ha dicho que…
¿Cursos? ¿De qué son esta vez? Venga, ánimo para el día, que vaya bien....
vitalidad ha dicho que…
Pues cursos del trabajo. El de esta tarde se sobre la modernización o algo así y el resto del mes para preparar la oposición.
Anónimo ha dicho que…
Ponte a estudiaaaaaaaar, y deja de quejarte, que son dos horitas de ná.

Por cierto, los extranjeros alucinan con la cantidad de días festivos que tenemos aquí. Tenemos fama de vagos, en el mundo xDDD.
vitalidad ha dicho que…
No me arrees monocamy, que me gusta rebelarme y es peor.

Los extranjeros no entienden lo que es la buena vida. Por mucho que ellos tengan nosotros tenemos un nivel de vida mucho mejor, solo por eso, el sol y los dias libres.

Entradas populares de este blog

BUSCAR EL NORTE

SI DICEN QUE DIZAN MIENTRAS QUE NO HAZAN

Los altibajos de la escritura