EL DICHOSO DESPERTADOR

No el mío, no, el mío lo apago y me levanto o lo cambio la hora y sigo durmiendo. El de María. Todas las mañanas, todas las tardes porque no lo apaga del todo y vuelve a sonar, el mismo soniquete, pipipi pipipi pipipi y no lo oye y no lo apaga y no se levanta. Se deben agotar las pilas cada dos días porque se tira horas sonando. Si voy y la digo algo se me cabrea. Y si no me toca aguantar el insoportable sonidito y ella tan feliz. A veces desde mi cama me despierta y me voy a su cuarto toda cabreada a apagárselo pero cuando estoy despierta como hoy me aguanto e intento no oirlo. Cierro las puertas pero es inútil. Yo que disfruto de la paz por las mañanas de no oir nada, viene el pipipi a fastidiarlas. Hasta que me mosqueo y grito: María apaga el despertador. Hoy ha funcionado Aleluya.

Comentarios

Andresito!!! ha dicho que…
ojala solo fuera uno... ve acercate y miras, llega a completar 5 o 6 si no recuerdo.. y aun asi sigue durmiendo jajajja besicos
Funny Blondie ha dicho que…
Cómo me jode eso... Los fines de semana, antes de irse a Santander, a mi padre a veces se le olvida apagar el despertador, así que a las siete menos veinte pipipiiiiiii. Intento no oirlo y seguir durmiendo, pero es imposible, termino levantándome a apagarlo. Como no sé como funciona, en vez de apagarlo, suelo darle al botoncito ese para que suene cada equis tiempo, así que siempre termino desenchufándolo.
vitalidad ha dicho que…
Sí Andrés se pone más pero hay uno que no lo apaga nunca, que es el que suena a todas horas.

Susana es molestísimo. Como si no tuviera una ya bastante con el suyo.
teillu ha dicho que…
Has probado a gritarle DIRECTAMENTE al despertador? Igual se aconjoga y deja de molestarte...
vitalidad ha dicho que…
No sirve Teillu y gritarle a ella tampoco, sólo le da un zarpazo y a los cinco minutos empezamos de nuevo. Necesito para ella un despertador con un mazo como los de los dibujos animados.

Entradas populares de este blog

BUSCAR EL NORTE

SI DICEN QUE DIZAN MIENTRAS QUE NO HAZAN

Los altibajos de la escritura