INTERCAMBIO

Tonterías, detallitos, pequeñas cosas, nimiedades, sin importancia, vitales.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Vale, pues te cuento un secreto: una vez quemé un monte. No fue intencionado, sino accidental. Lo apagaron en dos horas.

Era muy jovencito y lo confesé, en misa. El cura, al oírme, dijo "hostiá!! ¿y qué pasó?".

Te lo prometo :D
Virginia ha dicho que…
Hombre eso no me parece una nimiedad, pero en fin, menudo trasto debías ser tu de chico, bueno y ahora. Me imagino que no sería aposta. ¿Por qué te confesaste? Ese es el problema, la religión mal entendida.
monocamy ha dicho que…
Pues mujer, me confesé porque tenía... no sé.. ¿11 años? y me remordía la conciencia. Ten en cuenta que nadie supo que fuimos nosotros (mis primos y yo). Era una fiesta de pueblo de esas que se celebran en pleno monte, donde un claro permite que se levante un palco para la orquesta. Y los coches aparcados por todas partes. Y la gente comiendo debajo de los árboles, en mesas y sillas plegables de playa.

Nos alejamos monte abajo y encendimos una fogata, a los niños suele fascinarle el fuego... El caso es que no teníamos experiencia y no supimos cómo apagarlo. Dijimos "bueno, lo apagamos y nos piramos, venga". Y resulta que, para apagarlo, agarramos una rama y golpeamos las brasas. Plas plas plas...!!

Joder... lo único que conseguimos fue extender brasas por todas partes... Y empezó a prender aquí... y allí... y nosotros PLAS PLAS PLAS!!! extendiéndolo más, hasta que nos asustamos y salimos por patas. Dimos toda la vuelta por el camino que bajaba, para entrar por la carretera, como que veníamos de otro sitio.. y nos encontramos a todos los de la fiesta haciendo una cadena humana, mientras se pasaban cubos de agua.

Si me ocurre hoy y, por cualquier razón, no consigo apagarlo, simplemente subo el camino (en vez de bajar) y aviso a la gente. Como mucho quedaría como gilipollas. Pero en aquel momento éramos enanos y nos asustamos. Sabíamos que si nuestros padres se enteraban de que fuimos nosotros, poco menos que nos asesinaban.

Aunque, personalmente, creo que mi madre y mi tía sí supieron que fuimos nosotros... en cuanto nos vieron la cara. :O

Y eso que llegamos así: "hala.... ¿qué pasó ahí...?" :P Luego nos enteramos de que le echaron la culpa a otros chicos, mayores que nosotros, que también habían bajado por el camino. De hecho los vimos pasar a 10 m, mientras encendíamos el fuego. El caso es que si no lo llegan a apagar allí ocurre una catástrofe porque era verano, todo lleno de ramitas de pino secas y el monte inclinado...
Virginia ha dicho que…
Y yo me pregunto en medio del campo ¿de dónde sacaron los cubos?

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona