ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS

Aunque rompa una tradición de Alcohólicos Anónimos, que por algo son anónimos, tradición que nunca respeté ni yo ni mi padre, voy a contar la historia de Alcalá y Alcohólicos Anónimos.

Hace años que no lo hago, pero antes siempre que me presentaban a alguien le decía: soy Virginia y mi padre es alcohólico, eso a mucha gente le parecía mal, le parecía escandaloso. Yo siempre lo hice con el convencimiento de que era una enfermedad de la que no me tenía que avergonzar ni yo ni él y por ello no le daba mayor importancia al asunto. Era parte de mi vida, consideraba en aquel momento que era lo que mejor me definía.

Mi padre es alcohólico, a pesar de su alzeimer avanzado en este momento, lo sigue siendo, eso no se cura nunca, por más que digan Glutear, Ex-Alcohólicos y Alcohólicos rehabilitados, que son otras tres asociaciones distintas, sobre todo en el tema económico, tienen un morro que se lo pisan, y además los resultados que obtienen son desastrosos.

Alcohólicos Anónimos no recibe nunca ayuda de ninguna institución, no cobra nunca nada a sus miembros, se mantienen con sus aportaciones personales, se pasa una bolsa en las reuniones y la gente mete la mano, unos sacan y otros meten. No se necesita dinero para nada, para pagar la luz siempre estuvo mi padre.

Cuando yo tenía 12 años mi padre entró en Alcohólicos Anónimos, entonces vivíamos en Madrid e ibamos a las reuniones que había en Juan Bravo, en Ferraz o en Gran Vía. Y él se propuso crear aquí, en Alcalá, la asociación. Primero recurrió a la Iglesia que siempre se portó bien y les dejaron locales en varios sitios. El primero fue en el Cristo de los Doctrinos, luego en Santa María. Despues alquilaron un local en la calle Rico Home y al final, como mi padre trabajaba en la Seguridad Social, consiguió un local en la calle Carmen Calzado, lindando con el ambulatorio. Esa ha sido desde entonces la sede principal en Alcalá.

Cuando mi padre dejó de beber yo empecé a ir a los grupos de Al-Ateen, existían también los de Al-Anon a los que iba mi madre. Y me asustaron. Mi padre nunca fue violento, sólo de palabra, pero nunca me pegó, pero alcohólicos hay muchos, de muchos tipos, y en aquellas reuniones había niños maltratados que contaban unas cosas que pondrían los pelos de punta a cualquiera. Estuve unos años pero lo dejé pronto. No me parecía que solucionara nada, mi padre no cambiaba. Uno de los lemas de Alcohólicos Anónimos, Al-Anon y Al-Ateen es precisamente ese Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar.

Nunca lo conseguí, yo era muy rebelde. Mis padres siempre estuvieron implicados, todos sus amigos pertenecían a la asociación y por ello muchos de mis amigos eran hijos de alcohólicos. Pero no me gustaban. Y me hice otros amigos en otros sitios.

Cuento esto porque mi padre, claro, ya no va a las reuniones y desde entonces me cuenta mi hermana que están de capa caída. Hizo tanto bien mi padre en esta ciudad, que es la persona que más visitas recibe en la Residencia, continuamente va gente a verle. El día que se muera el funeral va a ser sonadísimo. Pero no importa eso, importa que él siempre fue generoso y entendió divinamente el paso doce: Transmitir a los demás lo que has aprendido.

En Alcohólicos Anónimos existen doce pasos, antes me los sabía todos, pero hace muchísimos años que se me han olvidado. Para más información: AA

ACTUALIZACIÓN: 20/04/06 Ha muerto mi padre.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Pues tienes una hija. Todo un reto.

Toda una semilla.
Virginia ha dicho que…
Tienes razón. Mi padre decía que con nosotras se perdía su apellido, Rubio, del que estaba tan orgulloso. Pero María lo continuará porque tiene huevos para cambiarse los suyos y para poner a sus hijos Rubio de primero. Lo sé.
Anónimo ha dicho que…
Alcohólicos Anónimos es la Recicladora Humana más grande del mundo, porque recoge de la basura a los enfermos alcohólicos y los vuelve a recircular en la sociedad, aunque algunos no muy limpiecitos, pero al fin y al cabo como nuevos seres humanos. Y de que cuesta, cuesta; lo poquito que des o lo mucho, acumulativamente tiene que costar; además de lo que se gasta cuando tomas un servicio dentro de la Comunidad, para adquirir el beneficio de la psicoterapia grupal y ocupacional existente en la Fraternidad de A.A.
fanshawe ha dicho que…
Parad los relojes y desconectad el teléfono,

dadle un hueso jugoso al perro para que no ladre,

haced callar a los pianos, tocad tambores con sordina,

sacad el ataúd y llamad a las plañideras.



Que los aviones den vueltas en señal de luto

y escriban en el cielo el mensaje “Él ha muerto”,

ponedles crespones en el cuello a las palomas callejeras,

que los agentes de tráfico lleven guantes negros de

algodón.



Él era mi norte y mi sur, mi este y mi oeste,

mi semana de trabajo y mi descanso dominical,

mi día y mi noche, mi charla y mi música.

Pensé que el amor era eterno; estaba equivocado.



Ya no hacen falta estrellas: quitadlas todas,

guardad la luna y desmontad el sol,

tirad el mar por el desagüe y podad los bosques,

porque ahora ya nada puede tener utilidad.

AUDEN

Descansa Virginia. Algunos te pensamos desde lejos.
Virginia ha dicho que…
Gracias Fanshawe.
alguien que también piensa en ti ha dicho que…
Después de esto tan hermoso que te han escrito, ¿qué se puede decir?
Pues que me alegro mucho de que tengas la suerte de tener tan buenos amigos. Seguro que te los ganaste.
Virginia ha dicho que…
Alguien es verdad que los tengo. En estos momentos es cuando más cuenta te das de ello.
Steloide ha dicho que…
Hola, soy Stela, mi padre es alcoholico, pero ya no tengo miedo.
Un abrazote ¡guapa!
Virginia ha dicho que…
Sí Stela sigo teniendo miedo. Mi relación con el alcohol siempre será distinta y mis relaciones personales también. Otro abrazo para ti cariño.
Anónimo ha dicho que…
no tengas miedo, se felìz solo por hoy

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos