YO NO LO VOY A DECIR MEJOR ASI QUE DEJO A MARIA QUE OS LO CUENTE



18 abril


Pasqua...

No sé ni qué decir. Necesito escribir sobre ella pero no sé el qué.
Demasiado especial, diferente, nueva; la gente de siempre, la gente nueva, las mismas celebraciones con sensaciones diferentes, las mismas lágrimas cuando aparece la luz...
Sé que mucha gente no lo entendería...y también sé que si no lo entienden es porque no han estado. Estoy segura de que no hace falta siquiera creer en "Dios" para sentirlo... No es la divinidad, es el mensaje...No es el sitio, es la gente, es la luz, la luna, el foscor, las melodías, el silencio, las lecturas en el idioma más bonito que he escuchado... Es el comer con 9 personas más en la mesa, son las risas, los mil paseos, las dos mil conversaciones...Es la confianza, el amor, la amistad, el echar de menos, el sentir que falta alguien cuando no es así... Son los frikis, las reuniones, la compañía, las fotos que siempre te recordarán...
Sí...son recuerdos, demasiado perfectos, demasiado especiales...ponen el listón muy alto, crees que nada ni nadie lo superará pero...no...
Es el aprendidaje, es la reflexión, es la juerga toda la noche, el dormir con la gente compartiendo saco, calor y abrazos.
Son las manos, la sonrisa en el momento adecuado, la montaña, el aire, el frío mañanero solucionado con el desayuno potente, es pasión de gavilanes, son las meriendas hablando con alguien tan diferente a tí como un mono a una tortilla de patatas...Es el Franco ha muerto y los aplausos a cada rato...Es el dolor que en ocasiones no sabes ni de dónde sale...
Son los colchones que tanta alegría me aportaron al llegar...Es el miedo a que aparezca, la vergüenza en las escaleras, los dedos entrelazados mientras cantas, o lloras, qué más da...
Es el cajón y la guitarra, tu y su voz, la voz de todos los años cantando, la participación...
Son los nervios que no cesan, las llamadas, el cigarro en la puerta, los ronquidos y los gritos, es el chocolate...Son los mismos ojos de hace dos años, tres años, un año y medio...Son las caras de siempre y las de nunca...
Es el vacío que sientes al llegar a la interjección, al no ver el monasterio de frente sino a la izquierda...
Menos mal que no sabía qué decir...y me ha salido de un tirón.......Desde Alcalá, os quiere,
María (Madriles)
PD: todas las fotos colgadas en la carpeta de pasqua están hechas por mi madre, que sorprendentemente me han encantado...

Comentarios

pep ha dicho que…
¡Precioso!
Virginia ha dicho que…
La niña es más poeta que la madre. Además lo vive con la fuerza de la juventud, yo lo vivo más desde el desengaño aunque al final logran engancharme y como ella dice cuando entra la luz se te saltan las lágrimas.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos