GUIONES

Son los realmente importantes, porque te puede gustar la música o la fotografía pero si no hay nada que contar la película está vacía. Los que no te desvelan el final o acaban mal, como la vida misma, los que no suponen que somos imbéciles y nos lo tienen que decir todo, podemos deducirlo, los que te cuentan cosas que nunca te han pasado o todo lo contrario que te han pasado y te sientes identificado, esos son los buenos.

Los efectos especiales, las peleas y las explosiones, las persecuciones, tan repetidas que las usan una y otra vez en distintas películas, me hastian. No añaden nada a la historia.
Lubicht contaba más cosas mostrando una puerta cerrada que cientos de directores explicando y explicando lo inexplicable.

La imaginación es la más poderosa, la que más satisfaciones nos da, si nos dejan que seamos nosotros los que terminemos la película lo haremos mejor que ellos.

No paran de hacer remakes, me ponen de los nervios, es como si ya no hubiera historias nuevas que contar, si me sé el final no tiene gracia.

Me voy a oir cowboys de medianoche a ver si aprendo algo de cine y no hablan mucho de política. Buenas noches.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona