PERDIDAS


En cualquier sitio te encuentras la seneyra (la bandera catalana, lo he escrito mal, lo sé), nos perdimos al salir de Lleida. Había mucho atasco y no tuve paciencia, me metí por donde no debía, claro que María con el plano se lució.
Acabamos en un camino, tenía miedo de que no llegáramos a ningún sitio, pero no, conseguimos por fin dar con el pueblo y desde allí, preguntando y preguntando conseguimos encontrar Balaguer.
Como ibamos riendonos y nos daba lo mismo la hora no nos alteramos. Llegamos cuando ya estaban en la carpa comiendo, algunos se levantaron a saludarnos y nos dieron de comer igual. Luego empezaron con la pasión de gavilanes los de la animación y ya nos sentimos en casa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DE VEZ EN CUANDO LA VIDA TOMA CONMIGO CAFÉ

SI DICEN QUE DIZAN MIENTRAS QUE NO HAZAN

ESTOY TAN EXCITADA QUE NO PUEDO DORMIR