TRANSFERENCIA

Me llaman de Noblejas y me dicen que me van a pagar los gastos del viaje, cuando dí la conferencia no cobré nada, no tengo caché, me valoro poco. Insistieron en pagarme la gasolina y la autopista, ya veremos cuando llega, los ayuntamientos ya se sabe como pagan, pero no creo que sean ni diez euros. Al final de la conferencia dieron chocolate y pastas que no pude probar. Me tomé un café. Fueron muy amables y me regalaron una caja de pastas y otra de vino. Las pastas las repartí por ahí y el vino no sé qué hacer con él, yo no bebo. No fui capaz de contarles que soy celiaca y abstemia. La que me encasquetó la conferencia esperaba que me fueran a salir muchas más, no ha sido así, tampoco quiero eso. A pesar de los nervios me lo pasé bien, me compensó el irme tan lejos. Esas cosas no se hacen por dinero, por lo menos yo no las hago. Las del pueblo estaban muy preocupadas por si cobraba mucho, supongo que tendrían un presupuesto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona