QUITANDO MALAS HIERBAS

Aunque eché cemento en casi todo el patio han salido malas hierbas y hemos estado cortándolas y echando encima lejía, tendremos que comprar más cemento. Casi no nos dejaban colgar la ropa porque salen justo debajo de las cuerdas de tender.

La parra no ha retoñado, estoy muy contenta, este otoño no tendré el patio inundado de hojas. Me sigue quedando la planta que me regalaron al irme del curro anterior, pero no creo que sobreviva mucho tiempo más. Este año no han salido los bulbos que daban unas flores bonitas a los pies de la parra. Esos me gustaban. Menuda jardinera estoy hecha.

El vecino como siempre tiene lilas, yo no lo conseguí nunca. Cuando trabajaba en el jardín botánico todos los años me traían un lilo los jardineros en una maceta enorme, siempre se me moría. Un año cogí semillas, las planté en el invernadero, las repiqué, las transplanté varias veces y conseguí varias plantitas pero al plantarlas en el patio no agarraron. Estoy gafada con los lilos.

Este año no he subido al campus a ver como están los lilos, todos los años me paraba, me bajaba del coche y olía las lilas, no las cortaba porque se mueren enseguida y me dan mucha pena.

Es la flor que más me gusta porque es efímera, huele estupendamente pero dura poquísimo.

Comentarios

Susana ha dicho que…
8 euros en carrefour ;-)
Virginia ha dicho que…
Gracias, me lo compraré.
Steloide ha dicho que…
Virginia, mujer, yo encargando eskejes a todo kiski y tu matandoplantas a troche y moche... nunca estamos contentos con ná eh?
jiji
Virginia ha dicho que…
Steloide se me dan mal, ¿qué le voy a hacer? los vivos no son para mí, a mí dame libros, ordenadores, muertos, pero las cosas vivas se me mueren.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos