ACCIDENTE DE TRÁFICO

Cuando aún no había rotondas, en pleno siglo XIX, yo ya conducía. En una plaza redonda que hay en Alcalá me dí con uno que venía a toda leche. Pero yo tenía un ceda el paso.

Fuimos a juicio porque yo me empeciné en que no tenía la culpa. El abogado le dijo a mi padre, usted callese. Pero como se iba a callar él, imposible, le dijo al juez que me tenía asegurada porque como era tan joven y llevaba tan poco tiempo conduciendo. Al final perdí el juicio. Llegó la sentencia o tres días de carcel o cinco mil pesetas. Mi padre me dijo que era una experiencia estupenda y así nos ahorrábamos el dinero. Me tuvo de los nervios hasta que lo pagó. No sabía que no vas a la carcel si no acumulas tres años.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Jejeje... pobesita, cómo te hizo sufrir papá. :) Pero creo que son dos los años mínimos que te tienen que echar para que signifique prisión real. Si te condenan a menos de dos años y careces de antecedentes, no entras.

A mí me ocurrió que una moto (que iba a 150 km/h en ciudad) impactó contra mi coche y salió por el aire, cayendo a 15 metros. El fulano quedó delante del coche, en coma. Se recuperó dos meses más tarde. Quedó un poco renqueante de una pierna y le extirparon el bazo.

Perdimos el juicio porque mis padres no querían "pelear", así que aceptaron la multa y el año sin conducir que me cayó. Qué curioso.. no importó que viniera a 150 en casco urbano, sólo importó que yo me crucé en su carril. Creo que tuvo algo que ver que era hijo del constructor más rico de Orense, me parece a mí... En fin.
Virginia ha dicho que…
Pues yo he oido que son tres, igual han cambiado la ley.

Menudo accidente tuviste tú. No sé si sería por la pasta o no. Es mejor no hacerse mala sangre, para lo que sirve.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona