INSISTIR

Las cosas salen mal y tú te empeñas en seguir. Sabes que te va a doler más, pero no lo puedes evitar. Vuelves a llamar, vuelves a pensar en él. Siempre te queda una esperanza, por pequeña que sea. Protestas, reniegas, te quieres dar de tortas por gilipollas, pero no puedes hacer nada. Cuando consigues no pensar en él una semana te crees más fuerte, crees que por fin se te ha olvidado. Pero no es así. En cuanto tienes un día malo vuelves a caer.

Buscas excusas para llamar, imaginas qué decir, qué dirá, qué dirás. Te controlas, consigues dominarte, aunque lo estás deseando, lo único que quieres es hablar con él.

El tiempo pasa y cada vez son más raros estos episodios, pero de vez en cuando vuelven. Los recuerdos aparecen cuando menos te lo esperas. Y vuelves a reprimirte. Y te preguntas ¿lo estaré haciendo bien?

Tienes que cuidarte te dicen las amigas, no te dejes, no vuelvas a caer, que otra vez llorarás. Ellas te quieren y no quieren que sufras, pero a ti te cuesta un triunfo conseguirlo.

Te aconsejan búscate a otro, lo intentas pero no funciona, no puedes si estás pensando en otro.

Por fin llega la paz. Sí, el día que te mueres, porque antes.....

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Sigo pensando que el primer requisito para olvidar a alguien es querer olvidar a alguien.

:)

Que no digo que sea fácil, ojo.
Virginia ha dicho que…
Se olvida poco a poco, por mucho que te empeñes al principio no puedes. Si no quieres olvidar es imposible pero si quieres aún así hay que dejar que pase el tiempo.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona