TE FUI A BUSCAR

Me levanté y fui a buscarte, no sabía bien la dirección, te llamé al móvil pero no me respondiste, pensé estará durmiendo todavía. Era temprano, quise comprar unos churritos, no me dió tiempo, no paraba de perderme por tu ciudad, preguntaba y preguntaba por la plaza, cada uno me mandaba en una dirección diferente.
Cuando por fin llegué te estabas subiendo en otro coche, te ibas, sin haberme avisado. Te llamé y te viniste en el mío, no paramos de discutir. Estaba muy enfadada, si te llamé por qué no me avisaste. Si llego un minuto más tarde y no estás ¿qué hago? Casi te tiro del coche, tenía unas ganas enormes de que te bajarás de él. Cuadno te fuiste me fui a buscar un castillo que no encontré, llamé a un amigo, hice muchas fotos, tonteé un rato por el campo. Aparqué en medio de un puente para hacer una foto y no podía sacar el coche después de lo deprisa que venían. Fui a ver el muelle y los barcos. Hice más fotos. Pasé el día cabreada. Luego por la noche te devolví a tu casa. Me hice muchas ilusiones, me duché, me cambié de ropa y simplemente me dijiste adiós. Ni siquiera una copa, sé que me arrastré demasiado. Cuando volví me quedé charlando hasta la madrugada de todo lo humano y lo divino, lo más curioso es que no recuerdo con quien. Se me pasó el enfado, algo es algo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona