JUERGA PERO MENOS

Ayer llegué de la comida como a las 9,30 estaba escribiendo como una posesa (pos eso) y me llama una amiga: Virgi ¿qué haces ahí? vente para casa. La dije: vale, pero salimos por ahí, que me tengo que volver a vestir.

Me fui a su casa, era un rollito de parejas, 3 parejas, las niñas y yo. Me pasé el rato diciendo vámonos, vámonos, pero no hubo forma. Así que como eran las 2 de la mañana, que ya es una hora decente para salir me fui sola. No me lo pasé muy allá, me dolía la pierna y no podía bailar todo lo que quería, además tampoco me animaba. Me tomé tres coca-colas, a una me invitaron. Pero no hablé con nadie.

Me miraba a mí misma desde fuera, no era capaz de sonreir como otras veces, tampoco bailaba mucho y por supuesto no hablaba con nadie. Me sentía rarísima, yo sola en medio de toda esa gente. Pero tampoco atraía a nadie porque mi cara no era de felicidad.

Aún así me quedé hasta que cerraron, cuando llegué a casa no tenía sueño, pero no podía irme a otro sitio, ya me molestaba mucho la pierna. Estuve leyendo un rato y me dormí.

Sola, irme a la cama sola, una vez más.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Yo me encuentro ahora muy bien casado pero no creas que no me lo pasaba bien cuando estaba solo y dormía solo... je.... tiempos aquellos... :P

(como escribes tanto, tengo que dejar comentarios pequeños, si no, no me da tiempo.)

A por más!!! chao!!!
Virginia ha dicho que…
No pasa nada, pero no tienes por qué comentar todos, jajaja.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona