JUERGA PERO MENOS

Ayer llegué de la comida como a las 9,30 estaba escribiendo como una posesa (pos eso) y me llama una amiga: Virgi ¿qué haces ahí? vente para casa. La dije: vale, pero salimos por ahí, que me tengo que volver a vestir.

Me fui a su casa, era un rollito de parejas, 3 parejas, las niñas y yo. Me pasé el rato diciendo vámonos, vámonos, pero no hubo forma. Así que como eran las 2 de la mañana, que ya es una hora decente para salir me fui sola. No me lo pasé muy allá, me dolía la pierna y no podía bailar todo lo que quería, además tampoco me animaba. Me tomé tres coca-colas, a una me invitaron. Pero no hablé con nadie.

Me miraba a mí misma desde fuera, no era capaz de sonreir como otras veces, tampoco bailaba mucho y por supuesto no hablaba con nadie. Me sentía rarísima, yo sola en medio de toda esa gente. Pero tampoco atraía a nadie porque mi cara no era de felicidad.

Aún así me quedé hasta que cerraron, cuando llegué a casa no tenía sueño, pero no podía irme a otro sitio, ya me molestaba mucho la pierna. Estuve leyendo un rato y me dormí.

Sola, irme a la cama sola, una vez más.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Yo me encuentro ahora muy bien casado pero no creas que no me lo pasaba bien cuando estaba solo y dormía solo... je.... tiempos aquellos... :P

(como escribes tanto, tengo que dejar comentarios pequeños, si no, no me da tiempo.)

A por más!!! chao!!!
Virginia ha dicho que…
No pasa nada, pero no tienes por qué comentar todos, jajaja.

Entradas populares de este blog

DE VEZ EN CUANDO LA VIDA TOMA CONMIGO CAFÉ

SI DICEN QUE DIZAN MIENTRAS QUE NO HAZAN

ESTOY TAN EXCITADA QUE NO PUEDO DORMIR