¿TE VIENES A LAS FALLAS?

Yo ya estaba en la cama, suena el teléfono, lo coje María y empieza a dar gritos. Que no puedo ir, que no. Y yo escuchando. Que tengo mucho que hacer, que no me puedes avisar un día antes. Que no me gustan los petardos. Sigue la conversación, yo sólo oigo una parte, claro, se van poniendo todos los liantes y van cambiando los nombres a los que ella grita. Que no puedo, que tengo un curso, que tengo muchos trabajos que hacer.
Después de un rato dice, espera voy a ver a qué hora se va mi primo, si sale por la tarde voy. Llama y le dicen que nones. Otra vez con la misma al teléfono. Que no, que sale a las 2 que yo no puedo. No te enfades.
Y yo desde mi cuarto pensando "por Dios que no se vaya", "que no me deje sola". Y por otro lado reflexionando, si el año pasado me fui yo. No puedo ser como mi madre. Pero teniendo miedo ¿cómo conducirán estos? Pero si va a haber atasco. ¿No le puedo impedir que vaya?
No sé qué pasará, lo último que oí es que no iba pero....

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona