ESPERANDO EL AUTOBUS

Parece algo muy trivial, pero como yo no lo hago nunca. Hoy no podía aparcar en el centro porque vienen a rodar, supongo que serán como siempre los de Cuéntame. Y me duele una pierna así que he cogido el autobús.
Ya no conozco a los que lo cogen. Hace años iba en autobús a trabajar y llegué a conocer a todos, pero hoy eran nuevos.
No es esta parada pero la marquesina es igual. Está en una plaza pequeñita encerrada a la que casi no llega la luz, enfente de la parada hay un bloque espantoso de protección oficial con más años que la Tana.
Como no venía el autobus he sacado la libretita para apuntar mis impresiones, han salido los papeles volando, la llevo llena de post-its y cosas importantes. No he apuntado nada al final, no encontraba el lápiz. Se suponía que estaba en el bolso pero he encontrado dos bolis y ningún lápiz. No quiero escribir con boli porque me gusta mucho esa libretita, tiene una goma y tapas duras y no sé si conseguiré encontrar otra. Prefiero borrar las cosas.
Al abrirla había una anotación del aeropuerto, de la última vez que fui a Vigo, el día 22 de enero, hace dos meses y parece que fue ayer. El tiempo pasa y todo lo cura.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Mounztruo (y ya sabes por qué te lo digo)

:P
Virginia ha dicho que…
Lo sé, lo sé. Soy fea de cojones, jajajaja.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona