QUÉ TONTO

Cuando tenía 16 años era una adolescente como todas, llena de complejos. Me gustaba un chico pero me parecía que era mucho para mí, nunca le dije nada. Pasó el tiempo y a los 20 o así en una fiesta salí a respirar y allí estaba él. Nos pusimos a charlar y de pronto me dijo que cuando yo tenía 16 le gustaba mucho pero que él pensaba de sí mismo que era bajito y cabezón
y por eso no me dijo nada. Los dos pensábamos lo mismo del otro: es demasiado para mí.
Es de esos recuerdos bonitos que guardas porque como no pasó nada pudo quedarse en la teoría, en el aire, ser perfecto, ideal, sin mancha.
Si él se hubiera atrevido o yo me hubiera lanzado ¿qué habría pasado? Sería una historia más, cosas que no recuerdas, que no importan. Como se quedó en el pudo ser y no fue es algo especial.
Pero esto me enseñó mucho para no dejar más historias así, colgadas, interrumpidas, me lanzo siempre si lo tengo claro y si no también. Me gusta correr riesgos y no pasar por la vida dejando pasar las oportunidades.
De él siempre recordaré el poster que me regaló, el Felipe de Mafalda, (lo había dibujado él) se le parecía mucho y me lo dedico por detrás. No recuerdo la dedicatoria y no sé dónde fue a parar, pero cuando leo Mafalda yo soy ella y Felipe es él.

Comentarios

Susana ha dicho que…
Que yo recuerde nunca me pasado eso, siempre he sido más de lanzarme y meter la pata que de esperar cuatro años a que me digan "tú me gustabas mucho".

Of course que también hubo chicos que me encantaban y nunca me atreví a decirles nada, pero con los años nunca hubo situaciones bonitas como la tuya de que él me dijese "de aquella me gustabas".

Me da muchísima nostalgia recordar a la Susana de 16 años. Qué tierna, qué mona y qué insegura :-(

Un beso Virginia, por cierto, esta tarde yo sí que podré echarme la siesta, jajaja...
Vailima ha dicho que…
No es tonto, Virginia. Es tierno y suave.
fanshawe ha dicho que…
Son geniales esas ventanas del pasado que se quedaron entreabiertas... geniales... creo que si alguna vez vuelve a vivir mi blog escribiré algo sobre ello. Gracias :-)
Virginia ha dicho que…
Susana que suerte tienes, yo tengo más cosas pendientes, y eso que me creo lanzadísima. La Virginia de 16 parece que estaba buenísima, he tenido más confirmaciones de otros, ya ves tú, y yo convencida de que no.

Vailima gracias. Me refería a tonto como a qué pena.

Fanshawe lánzate y abre ventanas al futuro o a la imaginación, al pasado o a hoy, pero lánzate.
fanshawe ha dicho que…
Uy, pero si yo soy muy lanzado. Es decir, creía que no, pero desde hace dos años he descubierto que los tengo enormes ;-)

He abierto ventanas de todos los colores, antes me refería a que si los %$£&&£$& de su madre de bitacoras.com dejaban de darme por saco me gustaría "robarte" la idea para un post... pero más adelante.
monocamy ha dicho que…
Uy, yo también me lanzaba. Total no tenía vergüenza (la tuve... pero era verde y me la comió un burro). Por eso me atreví a entrar en la sala de profesores y decirle a la de matemáticas que me apetecía besarla y que estaba seguro de que se daba cuenta de que miraba sus piernas cuando se sentaba en el radiador de la clase... y (curiosamente) tiraba un poquito de la tela, descubriendo parte de sus preciosos muslos.

Por supuesto, no reconoció que lo hiciera porque se supiera mirada por alguien y tampoco me dio el beso "porque no es correcto en una circunstancia profesor-alumno". Pero todo eso me lo dijo después de haberse sentado y respirado, porque lo primero que ocurrió tras decírselo fue que sus ojos se abrieron y me espetó "espera, necesito sentarme" y se abanicaba jajajaja. Qué penita, peaso morreo le habría dado a la imbési. :P

Y síiiiiiii, siempre estoy contento, qué pasa :PPP

OEOEOEOEEE
El Lehendakari ha dicho que…
Qué buena enseñanza... A llevarla a la práctica. Saludos.
Virginia ha dicho que…
Fanshawe los de bitácoras serán así pero los de blogger no te creas que son mejores. Me cuesta subir las fotos treinta intentonas, me tienen cabreada a mí también. Los de bitácoras también me dan por saco cuando no puedo comentaros. Puedes robar lo que quieras, que no es robar, es comunicación de ideas. Si yo tengo un plátano y tú me lo quitas tú tienes un plátano y yo no tengo ninguno pero si yo tengo una idea y tú me la robas tú tienes una idea y yo tengo otra.

Te imagino Toño con esos ojos seduciendo a la de Mates, menudo fichaje, la pobre mujer seguro que lo pasó mal para rechazarte. Sigue contento siempre y recuerdame frente al mar.

Lehendakari no sé a qué enseñanza te refieres, a la de Monocamy a la fanshawe, me pierdo.

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos