RADIOACTIVIDAD

Así se llamaba nuestra emisora. Los conocí de una forma muy curiosa. Me metí a darme un baño y pillé una emisora al azar. Hablaba un tio mientras ponía una canción francesa, famosa por aquel entonces, en la que todo eran suspiros, parecían una pareja haciendo el amor. Pues el tio iba describiendo lo que se supone que estaban haciendo. Al acabar dijo: seguro que vosotros estareis con vuestra pareja haciendo lo que yo estoy contando y yo estoy aquí solo. Llamarme y podreis venir aquí conmigo. Y le llamé.

Yo entonces tenía novio y por supuesto no le dije ni mu. Cuando quedamos para conocernos me dijo: llevaré un pantalón naranja y un jersey a rayas naranja también. Yo pensé Dios mío ¡cómo viste este hombre! Casi no voy. Pero fui. Me dijo que iba a Madrid a una radio a por un diploma y le acompañé. Yo tenía que haber estado en clase, en la Universidad. Fuimos a la emisora que estaba en Sol y como nos sobró tiempo luego al Retiro, allí intentó propasarse pero no me dejé. Cuando volvíamos en el tren me encontré con mi novio. Me costó muchísimo explicárselo. Nunca hicimos un programa juntos. Apareció por allí una amiga mía y lo hacíamos entre las dos. A este le botamos de la emisora, era un impresentable. Algunas veces me lo cruzo por Alcalá, sigue vistiendo igual de mal.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Pero mira que eres rara... Y él ni te cuento.. xDD Igual se quedó muy impresionado con el mundial 82 y el Naranjito :P

Por cierto ¿qué es intentar propasarse? ¿y qué es no dejarse?

:O
Virginia ha dicho que…
Ya te lo sabrás cuando tú lo intentes, jajaaja

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona