CAÑITAS

A la salida del cine nos fuimos de cañas, fuimos al bono, bueno a la sucursal, donde iba siempre con el que fue mi marido, le llamábamos el bono porque estábamos abonados. No salíamos de allí. Fue muy agradable, poder hablar de la peli, volvernos locos dándole vueltas, pronto el tema cambió al curro, fui con gente del curro de cañas. Y luego a la teología y luego a las relaciones. Nos tomamos tres rondas y yo ya estaba que reventaba. me lo pasé muy bien, María me estaba esperando para que la fuera a recoger y me fui pronto, alguna protestó. Llegué a casa cansadísima y me fui a la cama directamente, no encendí el ordenador ni me quedé viendo la tele, me fui con mi libro, qué paz. Al final el día se arregló y eso que estuve a punto de no ir al cine por vaguería pero hacía una tarde tan preciosa que apetecía pasear. Porque sí, salió el sol.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes

El viernes a Barcelona

Antiguos ciberamigos