EL MAR

Me manda un amigo un email para subirse a un velero y me entran las ganas otra vez.

Este verano se van unos cuantos a las islas griegas, pero no puedo gastarme tanto.

Hace mucho que no salgo en barco, pena ser tan pobre y con gustos tan caros.

Para consolarme aquí tengo mi mar, mi cantábrico.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo no tengo velero porque no tengo mar. Tampoco puedo ir a las islas griegas porque padezco la misma enfermedad que padece tu bolsillo. No me preocupan ninguna de esas cosas. Quizá yo también haya encontrado lo que tú llamas la paz total pero en sentido menos negativo. Busco todo y no encuentro nada, quiero todo pero no consigo nada, temo a todo y (va a ser por eso), estoy como estoy. Yo tenía que quedar contigo.
Anónimo ha dicho que…
Tenía que quedar contigo... pero no me atrevo.
Virginia ha dicho que…
¿y qué contesto? No sé quién eres, ¿y si soy yo la que no quiere quedar contigo?

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona