QUÉ LOBAS

Las dos en la litera de arriba, con él en medio, entre risas y bromas, pero intentando meterle mano. De pronto se separaron las literas y qué casualidad fue a caer en la cama con la que a él le gustaba. Las otras, celosas, nos queréis quitar a nuestros chicos. Al final ellas nos quitaron a nuestro único chico.

Comentarios

monocamy ha dicho que…
Mmmmmm qué situación más cachonda... Así te lo digo, literalmente. :P Me encantaba ir en tren porque se ligaba bastante. El autobús, en cambio, era un asco. Insoportable. Los odio.
Virginia ha dicho que…
No era en un tren, era en una casa, eran literas que estaban juntas. La verdad es que sí era una situación divertida, pero estábamos muchas en aquella habitación y solo un hombre y además eramos unas mogijatas.

Entradas populares de este blog

Viajes

Antiguos ciberamigos

El viernes a Barcelona